¿Y por qué sólo uno? /

2015.03.30

Texto por: Marisa Robles

Es la pregunta que siempre les va a hacer la gente a los padres de los hijos únicos. ¿Y por qué sólo uno? La van a escuchar más veces de las que quisieran y aunque expliquen sus razones prepárense por que igual la gente no las entiende. Yo soy mamá soltera de un niño de 10 años y ¿adivinen qué? ¡Es hijo único!

No tengo recuerdos que me gustaran los bebés, ni cargarlos ni jugar con ellos. Conforme fui creciendo me di cuenta que lo mío no eran los niños. Así que descarté lo de ser maestra, aunque confieso que para ocuparme una temporada decidí ir a pedir trabajo a un kínder cerca de mi casa. No entiendo como sin ser maestra y no tener experiencia con niños me aceptaron para que trabajara ahí. (Ahora que soy mamá me doy cuenta de la irresponsabilidad de las directoras del lugar. El kínder ya no existe.) No trabajé ahí ni un mes porque salí huyendo, pero finalmente me convencí que lo mío no eran los niños y que seguro no iba a ser una mamá con varios hijos, simplemente no podía imaginármelo.

La vida da vueltas y un año después me enteré que estaba embarazada, lo que veía en un futuro muy lejano y en circunstancias bastante diferentes se me presentó como esa visita que cae cuando uno menos se la espera y cuando uno no tiene nada preparado. Pero 10 años después puedo decir que ha sido la mejor sorpresa y que probablemente de no haber sido de esa manera no estaría aquí escribiéndolo. He tenido tiempo para pensar, meditar, analizar pros y contras y decidí que no quiero tener más hijos.

“Pero vas a encontrar a alguien y te vas a casar y tu esposo va a querer tener hijos”- me dicen. Llevo 10 años escuchando eso y ya ni siquiera trato de dar explicaciones porque no me van a entender. Pienso que así como no tiene nada de malo tener más de un hijo y que hay mamás que pareciera que estuvieran diseñadas para eso porque son supermoms, habemos otras que con uno nos basta y somos felices.

No somos egoístas como dicen algunos por ahí, para mi egoísta seria traer un bebé al mundo solo para que le haga compañía a mi otro hijo, además tener más hermanos aveces no asegura que se van a querer, llevar bien y apoyar como se supone que tiene que ser. Nos venden la imagen de la familia feliz con papás a varios niños pero no siempre es así. Tener hermanos no es una garantía de que nuestra niñez va a ser más feliz y que vamos a tener compañeros y amigos para toda la vida.

La gente juzga con facilidad y aveces no sabe el porqué de las decisiones que se toman. Hay parejas que deciden quedarse con un hijo por que saben que van a poder darle mejor calidad de vida sólo a uno que a dos o tres. Tal vez por motivos de salud solo puedan quedarse con un niño, o simplemente están bien con un niño. Aveces uno no necesita más. Los hijos únicos pueden ser equilibrados, sociables como cualquier niño que tenga hermanos. La clave esta en poner limites y que se relacionen con otros niños; amigos del colegio, algún equipo, primos, vecinos.

Por ningún motivo se sientan culpables o presionadas a tener más hijos solo por el mito de los “Hijos Únicos”. Lo más importante es no olvidar que cada niño es una bendición y que somos afortunadas por ser mamás.