Un día solo para mamá /

2018.05.24

Este año también organizamos Un Día Solo Para Mamá. Y aunque solo podemos cumplir el sueño de una mamá chapina, no esforzamos por que su día sea relajante y divertido, nuestra manera de celebrar el amor y la entrega de una mamá.

Por cuarto año consecutivo, ideamos una dinámica para que nuestras seguidoras tuvieran la oportunidad de hacerse acreedoras de unos momentos de paz y esparcimiento en esta (muchas veces) caótica rutina de mamás. Eres la mamá perfecta para tus hijos y lo estás haciendo muy bien. Ese es el mensaje que hemos buscado transmitir y que esperamos haya llegado a Kelly Toledo este año. Consentir, reconocer y animar, ese es nuestro objetivo cada año. Así lo hicimos:

¿Manejar? HOY NO, es de lo primero que nos encargamos, y con el apoyo de Hertz y Maya Trails nuestra mamá tiene carro de lujo CON conductor para llevarla en todo el recorrido de este día.

¿Cocinar? TAMPOCO, el desayuno fue servido en el carro cortesía de Soul Nutrition, y nada que ver con los desayunos que causan remordimiento por lo a veces poco sanos que son ya que por las prisas a veces comemos lo primero que se nos pone en frente; esta vez Kelly y su amiga Celeste hicieron este importante tiempo de comida con alimentos verdaderamente sanos 🙂

Luego se dirigieron a Talkin Heads…. adiós “chongo” y hola cabello suelto perfectamente cepillado. Las mamás sabemos lo que un “buen día de cabello” puedo hacer de diferencia en nuestra actitud. Pero no solo nos conformamos con enmarcar bellamente su rostro, también sus manos y pies recibieron un tratamiento de estrella de cine.

Después de una horas en el salón, el chofer que las esperaba afuera con el aire acondicionado puesto para que encontraran al regresar un carro fresco, las llevó a almorzar delicioso a Phillipa and Kai. Ahí Kelly y Celeste pudieron comer un almuerzo caliente, recién servido  y usando sus dos manos, algo bastante difícil de lograr en el día a día con niños pequeños.

Luego del almuerzo, habiendo recargado baterías para la tarde, se dirigieron a Ivy Boutique donde junto con Luisa Allan, una excelente asesora de imagen, escogieron un atuendo que favoreciera especialmente la silueta y el tono de piel de Kelly y que a la vez combinara a la perfección con su personalidad.

Para estas alturas de la tarde, nuestra agasajada y su amiga ya estaban un poco cansadas, con tantas actividades y emociones intensas, así que hicieron una pausa en el relajante Santos Café. Café CALIENTE y en compañía de conversación adulta, un lujo que no siempre podemos darnos entre pachas y pañales. Allí recibió además, por un regalito muy especial cortesía de Romante House que consistió en un brazalete de oro del cual colgaban las letras de la palabra MOM. Seguramente será algo que Kelly atesorará por años en recuerdo de este día y del regalo que es la maternidad.

Kelly tomó nuevas fuerzas para terminar la noche con una cena romántica con su esposo en Mola, Cocina Noble. Ambos lo disfrutaron y recordaron lo importante de este tiempo en pareja que debemos defender como una prioridad en nuestras apretadas agendas de mamá.

Estamos felices de haberte podido cumplir este sueño, Kelly… y sin duda en tu caso se hizo cierto el dicho de que cuando algo es de alguien, no se lo quita nadie… sabemos que hiciste peripecias para lograr obtener tu pop socket que representó tu ticket de entrada a esta aventura de Un Día Solo para Mamá.

Si quisieras ver otros días solo para mamá aquí los puedes encontrar

2015 – Ana Luisa Diez

2016 – Denisse de Pellecer

2017 – Cristina de Galindo

 

Gracias a Meraki por ayudarnos a documentar este año.