Tu mejor aliado en el cole: Lo que el orientador escola... /

2015.04.20

María José Godoy de Joachin
mjgg.joachin@gmail.com

 

¿Conoces al orientador escolar de tus hijos?

Después de muchos años de trabajar en esta retadora y enriquecedora posición me atrevería a decir que más del 50% de respuestas serán negativas a menos que esta cita haya sido requerida específicamente por el centro educativo. Los chapines muchas veces tendemos a pensar como la siguiente analogía: “si algo no está roto, no lo arregles”, lo que nos lleva a creer que si nuestro hijo obtiene un rendimiento promedio en sus clases y no tiene mayores dificultades con sus compañeros o profesores no es necesario indagar mas allá.

Yo te traigo una propuesta diferente: hay mucho que los orientadores escolares podemos hacer por ti y por tu hijo, aún cuando no se hayan manifestado problemas específicos. Llama, pide una cita, nos encanta conocer papás involucrados con el desarrollo integral. He acá el top tres de las cosas que podemos hacer por tu hijo:

  1. Podemos ser un oído que acompaña en la tormenta o en la calma
    No es necesario que pasen hechos dramáticos para solicitar una cita o animar a nuestro hijo a quedarse conversando una tarde luego de terminada la jornada escolar (la mayoría de nosotros trabajamos una o dos horas más después de que los chicos se van a casa). Todos los seres humanos a lo largo de nuestra vida nos vamos a enfrentar a experiencias difíciles, y los niños y adolescentes por supuesto que no son la excepción. El fallecimiento de un ser querido, la pelea con un amigo, el rechazo del primer amor, tal vez pareciera que son cosas que podemos afrontar en casa pero a veces es muy enriquecedora una segunda perspectiva. Además, en la medida que tu hijo haya creado un vínculo previo con esta persona, le será más fácil buscarle si llegara a ocurrir una situación seria.

    No somos el papá o la mamá, a quienes a veces da temor o pena abrirse, pero somos un oído adulto que tiene criterio, mayor experiencia y preparación específica para dejar caer las preguntas que ayuden a identificar un error o corregir el rumbo. Después de seis años como orientadora de secundaria, no deja de sorprenderme el cambio radical que produce el satisfacer la necesidad de estos adultos en potencia de ser escuchados y sobre todo validados.

  2. Podemos prevenir:
    Si has observado que a Mariana le está costando organizarse o que Martin no ha logrado hacer muchos amigos en la nueva sección, no tenemos que esperar a la boleta de calificaciones o a la cita mensual con el profesor encargado. El orientador u orientadora puede tener una cita contigo y darte algunos parámetros de guía para manejar la situación en casa de manera optima, puede sugerir intervenciones externas o puede elaborar un plan para trabajar algunas sesiones con tu hijo. Como mamás inmersas en este mundo caóticamente hermoso a veces podemos olvidar que hay algunos pasos que podemos seguir antes de ver una materia reprobado o encontrarnos con un niño que no quiere ir al colegio.
  3. Podemos potenciar
    Si los padres o los propios chicos plantean una necesidad específica o una inquietud que han observado en el grupo, los orientadores escolares podemos crear un taller o preparar una charla sobre esto. Desde seminarios de manejo del tiempo libre hasta talleres de sexualidad.

    Para un ávido lector podemos darte pautas para ejercitar esta cualidad en casa; o si nos compartes que a tu hijo a lo mejor le llaman la atención por acabar sus actividades muy rápido y distraer a los demás podemos idear un plan a seguir con su profesor para potenciar sus fortalezas. Estamos en la capacidad de realizar evaluaciones y trabajar ejercicios específicos para una adecuada elección vocacional más allá de las tradicionales. Tanto yo como muchas colegas hemos tenido el privilegio de trabajar uno a uno con aquel chico que después de realizar su evaluación en la universidad queda igual de confundido por la vasta gama o limitadas opciones que la evaluación cuantitativa ha reflejado, pudiendo hacer un trabajo de detectives juntos que ha ido desde el auto descubrimiento emocional hasta el scanner de la tradición familiar profesional.

    Y un plus para los reticentes: somos gratis

    El servicio de orientación, psicopedagogía, departamento de psicología, o como le llamen en el centro escolar de tu hijo, ya va incluido en la cuota mensual que pagas. Los orientadores escolares podemos hacer observaciones en el aula, en los espacios de recreo, podemos trasladar esta información a un profesional externo si tu hijo está asistiendo a una terapia privada y tenemos constante relación con los profesores para trasladar recomendaciones y evaluar avances. El profesor, tu hijo, tú como padre y el orientador escolar son las cuatro patas de la mesa estable del bienestar escolar.