Tiene que ser fresco /

2015.05.25

Por Andrea Barrios Barhendez

A mis 31 años de edad (en ese entonces) me cayó la teja en la cabeza cuando traté de cocinar «fresco», después de un día de 8 horas laborales y dos en tráfico. No es que sea imposible, pero simplemente no es práctico para una mamá que hecha punta fuera y dentro de casa. Pero ¿Cómo ser más practica a la hora de la comida?, cuando una de las enseñanzas de toda la vida fue: «tiene que ser fresco» .

Hoy a mis 34 años, con una nena de 6 y otro ratoncito de año y medio, decidí hacer tregua con la mujer que como diría Arjona: «me está jodiendo mi psicología». Una de las preguntas de todas las mamás es ¿qué hago para la cena? Y usualmente lo decimos 20 minutos antes de que nos demos cuenta que no tenemos opciones más que huevitos revueltos.

Organización y planificación son la clave. No tengo agenda ni aplicación en mi teléfono, tengo un post-it en la puerta de mi alacena y ahí voy apuntando mis próximos intentos de cocinera. Mis sábados están destinados a la cocina, suelo preparar de 4 a 5 platos que sean fáciles, sanos y que vayan de la mano con nuestro bolsillo. Al menú le agrego un frasco de salsa de tomate: el Bendito Chirmolito!(acá la receta), que queda como perfecto complemento para platos desde el pescado a la plancha hasta el omelette con verduras para los viernes en las noches cuando ya la refri grita «¡tengo hambre!» .

Durante ese día de trabajo dejo preparados los complementos: 2 tazas de arroz, couscous o quinoa. Un gran tupper de verduras cortadas al horno con aceite de oliva y cuanta especia se me pone enfrente. Para esto recomiendo usar verduras que no suelten tanto líquido. Por último tengo siempre a la mano lechuga lavada y seca ya lista para ensalada.

Congelar no es malo. Cuando hago lasañas, sopas, quiches o salsa de espaguetis hago doble porción y una para la semana y la otra para esos días en los que ando de huelga. Hay que tener tuppers que cierren bien o bolsas Ziploc.

Son a veces hasta 7 horas de cocina que me salvan de aparecer en las noticias de las 8 de la noche, como la loca que se tiró de la ventana por no tener opciones para la cena.

Claro que cocino fresco: es fresco de hace 4 días y con cero preservantes. Si 20 minutos antes de la cena me preguntan ¿qué vamos a comer? Estoy preparada con opciones sanas y sabrosas.