“Situaciones” en los playgrounds: evita hacer clavos... /

2017.10.29

Ir a lugares de juegos en Guatemala es algo bastante común por falta de espacios públicos. Todas nos hemos encontrado o hemos escuchado situaciones incómodas en los lugares de juegos de centros comerciales o restaurantes. Aquí hemos hecho una recopilación de algunos momentos y sus soluciones. Para que no te pase así:

“Hace ya varios años, cuando mi hijo era gateador y comenzaba a caminar, fui a Oakland Mall al área de juegos de niños pequeños. Un grupo de niños grandes tenían carreras de subirse al árbol, bajar corriendo, darle una vuelta al área de pequeños y salir corriendo de nuevo al resbaladero, sin percatarse de que podían lastimar a los bebés. No vi a nadie llamándoles la atención así que me porté mamá policía y les pedí a los niños que salieran del área de pequeños con un grito estilo altoparlante. Hoy veo que mi hijo se acerca a la edad de esos niños grandes y creo que mi reacción pudo ofender a las mamás de aquellos niños. El mejor comportamiento pudo haber sido avisarle a la supervisora y que ella pusiera orden.”

Para que no te pase, estos podrían ser algunos casos a los que te podrías enfrentar y algunas sugerencia de qué hacer.

No tengo ni 5 minutos de estar con mi hija en uno de los juegos, cuando otro niño quiere utilizar el mismo juego.
¿Que hacer? No hay necesidad de poner un fin al tiempo de mi hija, pero tampoco puedo apoderarme del juego. Aquí puedo enseñarle a mi hija a tomar turnos.

Desafortunadamente no todos los padres serán considerados con los niños en espera. Así que si alguno de tus hijos quien hace cola y ésta no se mueve, puedes hablarle al niño (para que la mamá escuche) diciendo algo como “mijo, espera 5 minutos más para tu turno”. Si esto no funciona entonces puedes distraerlo y ponerle atención hacia algún otro juego.

Estas en el área de juegos y es la hora de la refacción. Abres unas galletas con tu hijo y llega corriendo otro niño y se le queda viendo a tus galletas con una mirada fija. Obvio también las quiere. La mamá está a la distancia.
¿Que hacer? Nunca le des comida a un niño desconocido sin la autorización de sus padres. Es bueno compartir la comida, pero es más importante saber si ese niño tiene restricciones o alergias, o si le vas a estropear el apetito de la cena. ¿Sabías que un par de manías pueden causar hospitalización a un niño alérgico? Localiza a la mamá y puedes enseñarle el paquete de refacción y con una sonrisa preguntar si le puedes dar a su hijo. Es la oportunidad perfecta para que tu hijo tenga un compañero de juego durante ese momento.

Si vas a reunirte con tu amiga en el área de juegos y ella también lleva a su hijo. Lleva refacción para los dos. Los niños siempre quieren lo mismo que está comiendo su amigo. Les parece interesante lo diferente y si ven a su amigo comiendo, seguro también querrán de lo mismo.

Cuando llegas al parque del condominio, tu hijo empieza a jugar con un camioncito que no es de él. ¿Está bien que lo dejes divertirse? ¿O deberías de devolverle el juguete a su dueño?
¿Que hacer? La mayoría de padres que están en el parque son flexibles y no les importara que tu hijo utilice el camioncito mientras su hijo este distraído con algo más. Si los roles estuvieran al revés tu tampoco tendrías problema con que otro niño utilice el juguete de tu hijo. Es una Buena forma de enseñarle a los niños cómo compartir.

Algunos juguetes deberán estar fuera de límites para tu hijo, especialmente aquellos de infantes como los que están colgados en los carruajes. Yo me sentía bastante incomoda siendo una mamá primeriza y que un niño grande tocara a mi bebeé o que tocara sus juguetes. Podía ver las uñas negras y mi estómago se retorcía cuando la mamá le decía que tocara a mi bebé. Por favor, no hagamos esto.

Un niño con carácter de líder y potencial crosfitero se apodera del resbaladero y hace que los demás niños lo obedezcan (tu hijo incluído). Su mamá no está poniendo atención y tiene la mirada fija en su celular. ¿Como debes de reaccionar ante esta situación?
¿Qué hacer? Permanece calmada, pero con una voz firme, pregúntale al niño si por favor podría cederle turnos a los demás niños para que se resbalen. Solamente recuerda que no estás en el lugar de disciplinar a los hijos de otros padres. Lo más que puedes hacer es pedirle que coopere contigo. Seria fantástico si lo hace, si te ignora, entonces puedes acercarte a la mamá y que por favor le ponga orden a la situación. Lo más importante: no te disculpes con su mama si ella se molesta, no es tu culpa que su hijo se este comportando tan mal. Puedes decir: Mi hija quiere resbalarse y tu hijo no quiere moverse, no quisiera que Mili lo lastime.

Tu hijo en entrenamiento para ir al baño te avisa que tiene que ir a hacer pipí y el baño está ocupado. El próximo baño más cercano queda dos niveles más arriba y ves un arbolito cercano. ¿Lo dejas ir al arbolito?
¿Qué hacer? Seguro estarás ofendiendo a alguien, pero la necesidad biológica esta mucho más arriba que la etiqueta. Dale!!! No hay mucho que puedas hacer… una llanta, un arbolito. Déjalo que haga pipí, Siempre puedes estar preparada para recibir una mirada, pero no hay mucho que puedas hacer en un momento así.

Si tu hijo es muy inquieto y el área de juegos de centro comercial le queda pequeño, busca actividades en áreas más grandes. No tengas miedo de salir a la calle.

 

Tips Básicos:

1. Sólo porque entraste al área de juegos y hay una supervisora, no quiere decir que tu hijo ya no esta bajo tu cuidado. Hazte responsable de los actos de tu hijo. Tú eres la única responsable del cuidado de tu hijo.

2. Pregunta amablemente por la cooperación de otros niños o mamás. Seguro hay más de una forma de pensar en disciplinar a los hijos y siempre alguien tiene una opinión diferente a la tuya. No discutas.

3. Trata de guardar los teléfonos, Ipads y tecnología. Mientras varios padres aprovechan este tiempo para ponerse al día con sus emails y Facebook, aprovecha el interactuar con tus hijos. Los niños necesitan supervisión constante, especialmente en lugares públicos.

4. Deja que todos tomen turnos. Si ves que tu hijo lleva tiempo en el mismo juego, y hay otro niño que quiere usarlo… aprovecha la oportunidad para enseñarle a tu hijo a tomar turnos.

5. Antes de irte del lugar avisale a tu hijo que se irán en 15 minutos. Luego en 10 minutos y luego en 5. Enséñales los tiempos y cumple con el tiempo que anunciaste, esto ayudará a que tu hijo no haga berrinche a la hora de irse.