Lissy González

Foto por Eva Zelenkova

Soy Lissy y  tengo dos retoños: una niña de 4 años y un bebé de un año. Con mi esposo, hamos críado a nuestros hijos fuera de Guatemala, en Brasil y Turquía, y con un montón de instantes en varias partes del mundo. Por el trabajo de mi pareja, vivimos en un entorno multilingüe, multi-religioso y multi-cultural. Estas experiencias me han hecho una persona bastante adaptable y en especial consciente de la importancia de tener claro quién soy y qué transmito para formar a mis hijos en un mundo que siempre cambia. No siempre le atino, y en especial cuando quedé embarazada por primera vez, me di cuenta que estar lejos de mi país presentaba un gran reto.

Esto me hizo acudir a las redes sociales para crear el Grupo Cosas de Wiros en Facebook. En él hacia las preguntas de maternidad que fueron contestadas con palabras sinceras y fue una experiencia sanadora encontrar a otras mujeres en las mismas que yo: con poca información sobre la realidad de la maternidad, la lactancia y con ganas de compartir nuestras vivencias y dudas. Es grueso todo esto de la maternidad, yo sufrí de depresión post parto y me tope con que era un tabú. No entendía cuando me decían lo lindo y hermoso que era la maternidad, porque eso no era lo que yo vivía. Al leer sobre experiencias en mi idioma, de mi cultura, de mi entorno pude ver que no estaba sola, tomé conciencia del valor de las redes para “hacer el bien” y de lo necesario que es  informarnos y compartir experiencias porque ese cambio no lo podemos vivir solas.

Creo en la equidad de los géneros y es un tema que me reta a diario. Leo, implemento y construyo mi hogar teniendo muy en cuenta que los estereotipos limitan, y que el hogar es el mejor lugar para equilibrar la sociedad.  Soy “news junkie”, sigo muy de cerca la política mundial y lo equilibro con el yoga. Me gusta plantar macetas, renovar muebles, cocinar con lo que hay, mojar la chapurrada en el café y estar en la jugada. Amo comer carbohidratos y nunca se me ha pasado por la mente dejarlos.

Llevar a cabo el proyecto de Cosas de Wiros  me da un sentido de pertenencia y una responsabilidad que sin querer, se ha convertido en un compromiso. No me tomo la maternidad muy a pecho, es un aspecto de mi vida pero no es todo, eso si: leo todo lo que cae en mis manos sobre infancia, familia y maternidad y si es bueno se vuelve contenido en nuestra página, eso es lo que me permite hacer este proyecto: compartir y conectar. En cuanto a mis hijos sólo trato de sobrevivir cada etapa, porque ser mamá es una sorpresota todos los días.