¿Qué extraño de mi tiempo antes de tener hijos? /

2016.02.25

Luisa Asturias
thebfchronicles@gmail.com

 

¿A quién más le pasa que cuando están con una persona sin hijos, no pueden evitar pensar en todo el tiempo libre que tiene? Y es que, aunque tengan el trabajo más estresante, o me digan que no tienen tiempo para nada, yo no puedo dejar de pensar en todo lo que pueden hacer.

Siempre creí que mi vida era ocupada, que era estresante. Luego tuve un hijo y descubrí que nunca antes había estado ocupada, pero cuando tuve dos, descubrí que mi vida con uno era un paseo. No me puedo imaginar cómo sería con tres.

¿Qué cosas son las que más extraño de la vida antes de mis hijos?

  • Extraño poder platicar 3 horas seguidas con mi mejor amiga, sin interrupciones.
  • Extraño dormir hasta medio dia, levantarme a comer, y seguir durmiendo.
  • Extraño poder dormir toda la noche con la tranquilidad de que no voy a levantarme, ni el estrés de cualquier sonido en el monitor.
  • Extraño poder salir en la noche, quedarnos hasta la hora que sea, sin miedo a lo que nos espera en la mañana.
  • Extraño poder desayunar, almorzar con tranquilidad y cenar temprano, sin tener que esperar que los niños estén dormidos.
  • Extraño no tener que esperar a que los niños estén dormidos para nada.
  • Extraño bañarme sin tener la puerta de la ducha abierta y carritos entrando y saliendo como si fuera un “car wash”.
  • Extraño poder ir al baño una hora si quiero, leer una revista, ver todas las actualizaciones de Facebook o Instagram, simplemente no tener presión de alguien de salir ya.
  • Extraño poder ir al centro comercial y probarme toda la ropa de Zara, todos los zapatos que quiera, sin tener un límite de tiendas a las que puedo entrar, porque aceptémoslo, el tiempo sin llantos es corto.
  • Extraño poder tomar decisiones espontáneas.
  • Extraño poder ir a los after office, despedidas de soltera y cumpleaños de mis amigas sin planear toda una logística.
  • Extraño poder hacer ejercicio sin planear toda una logística.
  • Extraño poder viajar a cualquier lado sin planear toda una logística.
  • Extraño poder no planear todo.
  • Extraño salir solo con una bolsa y tres cosas dentro.
  • Extraño mis manos antes del exceso de gel antibacterial.
  • Extraño ir al cine.
  • Extraño los planes sola.
  • Extraño los planes de dos.
  • Extraño poder trabajar hasta las mil si quiero, sin cargo de consciencia.
  • Extraño MI tiempo.

Pero aunque extrañe todo eso, aunque vea la vida de los que no tienen hijos y tenga una sensación de envidia de todo lo que pueden hacer. Aunque quiero poder gritarles que disfruten, que hay más tiempo para tener hijos más adelante, la verdad es que, no cambiaría a mis hijos ni por todo el tiempo del mundo.

Así que aunque lo extrañe, estoy segura, que soy más feliz sin esas cosas. No es que mi tiempo no tuviera sentido antes, simplemente que ahora, tiene más.