¿Qué es un hábito alimentario? /

2015.09.11

Gabriela Melchor
nutricionnutrimind.gt@gmail.com

 

Un hábito es aquella costumbre adquirida a lo largo de nuestra vida y que en este caso específico influyen en la alimentación.? Si en los primeros años de vida logramos establecer preferencias y gustos alimentarios saludables, estos se convertirán en hábitos que garantizarán el desarrollo adecuado? del niño, pues le proveerán alimentos ricos en vitaminas, minerales y nutrientes que le permitirán realizar las actividades escolares.

Es aconsejable que los niños consuman cinco comidas al día: tres fuertes y dos? refacciones.? Tomando en cuenta que una de las refacciones se hará durante el horario escolar, debemos asegurarnos que consuman alimentos sanos, frescos y nutritivos, tales como frutas, verduras, leguminosas, granos y cereales integrales, lácteos, cárnicos como pescado, carne, pollo, huevo etc.? Probablemente se preguntarán ¿cómo podemos garantizar esto?? Bueno, no hay garantía, ya que no estamos allí para supervisar lo que nuestros hijos comen, pero sí podemos realizar acciones que faciliten la preferencia del niño por alimentos saludables,? como por ejemplo el enviar loncheras y evitar incluir alimentos procesados.

En la actualidad tendemos a priorizar los alimentos procesados por su practicidad y rapidez en su elaboración y consumo sin considerar que su efecto dañino puede llevar al niño a una malnutrición o bien,? a la obesidad infantil. Otro aspecto que debemos considerar es que durante la niñez, la demanda de nutrientes del niño se ve aumentada, debido al crecimiento y a que su apetito es mayor, por lo que es importante brindarles la cantidad de alimentos suficientes que los satisfagan, así como vigilar su entorno ya que los niños comen por imitación: si como padres consumimos una dieta inadecuada, los niños aprenderán de nosotros y crecerán con ellos.

Si nuestros hijos ya tienen formado un mal hábito, nunca es tarde para enmendar la situación.? Si bien es cierto, que en algunos casos un mal hábito no se puede eliminar del todo, sí podemos cambiarlo por uno sano.? A continuación presentamos maneras prácticas para romper un mal hábito: primero? debemos analizar? y hacer conciencia sobre cuál es nuestro error más común en cuanto a la alimentación o habito alimentario,? ya que este será nuestro punto de partida, es importante considerar cambiar un hábito a la vez .? Los estudios indican que para establecer un hábito, a cualquier edad, se necesitan realizar la misma acción durante 21 días, por lo que vamos a necesitar mucha fuerza de voluntad y determinación para alcanzar el objetivo.? Como ayuda para mantenerte constante en el cambio de hábito, ten presente el beneficio que significará para tu hijo y tu familia.

Por último, pero no menos importante, no olvides crear un ambiente positivo frente a los alimentos, no es bueno que el niño relacione a los alimentos con afecto o un premio por buena conducta.?Las comidas son un momento de aprendizaje, por lo que siempre debes ofrecer los alimentos con paciencia y amabilidad,? ya que? si el niño? come bajo presión puede desarrollar una conducta negativa hacia los alimentos.

Un hábito creado desde la niñez es aquel que perdura, así que no olvidemos fomentar el comer en familia, lavarse las manos, masticar correctamente los alimentos, crear horarios para cada comida, consumir frutas ,verduras, y tomar agua pura así como practicar actividad física.