¿Qué es el calostro? /

2016.05.10

Mariana de Petersen
petersen.mariana@gmail.com

 

Es la primera leche que produce cada mamá para cada uno de sus hijos. Se puede empezar a producir desde el séptimo mes de embarazo y es el alimento para el bebé durante los primeros 3-4 días. Si el bebé nace prematuro la madre naturalmente producirá calostro durante unos 14 a 18 días pues eso es lo que ese bebé en particular necesita. Es un mito que los bebés se cansan y pierden calorías al succionar. Hacerlo, y hacerlo con frecuencia, favorece el desarrollo neurológico del bebé además de estimular una buena producción de leche que le será favorable al bebé a largo plazo.

El contenido del calostro es alto en Proteínas, Vitamina A, factores inmunológicos, así como factores de crecimiento. Favorece la madurez intestinal y el desarrollo de la microbiota con lactobacillus bifidus. Facilita el paso del meconio, sustancia pegajosa que ocupa el intestino del bebé en útero y que debe ser excretado con prontitud para evitar que el bebé se torne amarillento – ictérico.

El calostro da protección contra bacterias y como el bebé ha salido a un ambiente nuevo necesita mucho de esa protección natural que su madre le transfiere en brazos. Recordemos que siempre está disponible, es fácil de digerir, es higiénico y es TODO lo que el bebé necesita durante los primeros días de vida. Luego ya bajará la leche madura que le será de suficiente alimento hasta que cumpla seis meses. La leche de una madre se adapta para el sano desarrollo, cambia día a día, mes a mes, y de toma a toma, cubriendo todas sus necesidades. A partir del sexto mes, además de leche materna, el bebé podrá empezar a comer otros alimentos y continuar mamando hasta los dos años o más. La leche materna:

  • Provee la nutrición exacta para su crecimiento y desarrollo.
  • Protege contra infecciones y previene la muerte infantil.
  • Reduce el riesgo de alergias y enfermedades como diabetes
  • Reduce el riesgo de caries
  • Favorece el desarrollo óptimo de la retina y el Sistema nervioso central
  • La leche materna es un fluido vivo que protege activamente contra las infecciones
  • La formula no puede proteger activamente contra las infecciones
  • Los peligros de no amamantar se dan en todos los niveles sociales. Estudios muestran que los niños no amamantados que viven en un medio donde prevalecen las enfermedades y las condiciones no higiénicas, tienen de 6 a 25 veces más posibilidades de morir por diarrea y cuatro veces más por neumonía. Estos riesgos disminuyen significativamente al alimentar exclusivamente con  lactancia materna.
  • Los niños que no amamantan tienen mayor riesgo de:
  • Infecciones respiratorias y diarrea
  • Eczema y otras enfermedades tópicas
  • Enterocolitis necrotizante, en prematuros
  • Menor desarrollo
  • Desarrollo de diabetes juvenil, presión alta, enfermedades cardiacas
  • Muerte Súbita, muerte infantil y en la niñez temprana
  • Linfomas y cáncer

Algunas madres se sienten criticadas y sin apoyo por el estilo de crianza que han escogido al dar pecho. Es común que la nueva madre reciba de familiares y amigos innumerables consejos sobre la mejor forma de criar a su bebé. Dar consejos, significa decirle al otro lo que debe hacer según criterios personales, prejuicios y experiencias. Sin embargo, cada madre necesita transitar su maternidad tomando como punto de partida sus propios sentimientos, sus propias convicciones y pensamientos. La Liga de la Leche existe para apoyar a las madres que quieren dar pecho. Por eso se reúnen una vez al mes creando espacios donde se comparte información y experiencias que van construyendo confianza, una habilidad indispensable para la crianza.

La cultura del biberón nos ha llevado a ver la relación madre-hijo como algo desconocido y no se comprende el maravilloso vínculo amoroso que se establece por medio de la lactancia. Las madres saben que los deseos y las necesidades de su bebé son lo mismo y que es hasta que el bebé empieza a gatear y empiezan a separase. Cuando una madre amamanta su organismo libera hormonas que promueven en ella sentimientos de amor y entrega. Esto es lo que la sociedad no comprende. Comienzan entonces los consejos y las presiones para que la madre actúe de forma diferente a lo que ella sabe que es bueno para su hijo. Todas las madres son capaces de desarrollar lo que se conoce como intuición materna, un código interior que le dice a cada madre lo que es mejor para su propio hijo.
Ella es la experta en su hijo o hija.

El Dr. Gartner sugirió que es posible que la leche materna humana produzca cambios permanentes en el sistema inmune, es decir, “que educa” al sistema inmune del bebé. Eso puede explicar porqué los niños amamantados están en menor riesgo de adquirir enfermedades auto inmunes como Crohn, asma, diabetes juvenil, cáncer y leucemia.

Si por alguna razón mamá y bebé no pueden estar juntos, o el bebé presenta alguna dificultad para succionar, será necesario empezar a extraerse leche cada dos horas para que inicie la producción de la leche. Aún si solamente salen sólo gotas de leche será favorable recogerlas con una cuchara y dárselos directamente en su boca al bebé para empezar a hidratarlo y alimentarlo con lo mejor que produce mamá, calostro, la primer vacuna, oro líquido.