¿Puedo fortalecer mi sistema inmune? /

2020.03.13

¿Puedo fortalecer mi sistema inmune?

Traducción de: The New York Times

Los miedos sobre el coronavirus han hecho un aumento significante en búsqueda de como volver mas fuerte tu sistema inmune. Aquí algunos consejos sobre que puede servir y que no.

¿Cuales son los alimentos que fortalecen tu sistema inmune? ¿Ayuda en algo tomar vitaminas? El sistema inmunológico es una red compleja de células, órganos y tejidos que trabajan en equipo para proteger al cuerpo de las infecciones. Si bien la genética juega un papel importante, sabemos por estudios en gemelos que la fuerza de nuestro sistema inmune está determinada en gran medida por factores no hereditarios.

Los gérmenes a los que estamos expuestos durante toda la vida, así como factores de estilo de vida como el estrés, el sueño, la dieta y el ejercicio, juegan un papel importante en el fortalecimiento de nuestra respuesta inmune. En resumidas cuentas, es que no hay una pastilla mágica o un alimento especifico garantizado para fortalecer tu sistema inmunológico y protegerlo contra el nuevo coronavirus.

Pero existen formas reales de cuidarse y darle a tu sistema inmunitario la mejor oportunidad de hacer su trabajo contra una enfermedad respiratoria.

Baja tus niveles de estrés: Preocuparse del coronavirus, la bolsa de valores, la economía, y el día a día aumenta los niveles que podemos soportar del estrés, el cual te hace más susceptible al virus. En una serie de estudios de mas de 20 años en la universidad de Carnegie Mellon, voluntarios fueron expuestos a un virus mediante gotas de gripe, y fueron ingresados a cuarentena para observación.

Los investigadores encontraron que las personas que reportaron menos estrés en sus vidas tenían menos probabilidades de desarrollar síntomas de resfriado. Otra serie de estudios en la Universidad Estatal de Ohio descubrió que los conflictos matrimoniales son especialmente pesados ??para el sistema inmunitario. En una serie de estudios, los investigadores infligieron pequeñas heridas en los brazos de los voluntarios y luego pidieron a las parejas que discutieran temas agradables y también estresantes.

Cuando las parejas discutían, sus heridas tomaban, en promedio, un día más largo para sanar que después de las sesiones en las que las parejas discutían algo agradable. Entre las parejas que exhibieron niveles especialmente altos de hostilidad, las heridas tardaron dos días más en sanar.

En Conclusión: Tu cuerpo le va mejor al combatir una enfermedad y sanar heridas cuando no se esta bajo estrés. Aprender técnicas para el manejo de estrés, tal como meditación, respiración controlada e ir a terapia son formas de ayudar a fortalecer el sistema inmune.

Mejora tus hábitos de sueño. Un sistema inmunitario saludable puede comatir las infecciones. Un sistema inmunitario privado de sueño no funciona tan bien. En un estudio investigadores encontraron 164 hombres y mujeres dispuestos a exponerse al virus del resfriado. No todos se enfermaron. Pero los que duermen poco, aquellos que regularmente dormían menos de seis horas por noche, tenían 4.2 veces más
probabilidades de contraer el resfriado en comparación con aquellos que dormían más de siete horas, encontraron los investigadores.

El riesgo era aún mayor cuando una persona dormía menos de cinco horas por noche. El resultado final: concentrarse en mejores hábitos de sueño es una buena manera de fortalecer su sistema inmunológico. Es ideal dormir entre seis a siete horas por noche. Siga un horario regular para acostarse y despertarse. Evite las pantallas, comer en la noche y el ejercicio justo antes de acostarse.

Verifique su nivel de vitamina D: si bien se necesitan más estudios sobre el vínculo entre la vitamina D y la salud inmunológica, algunas investigaciones prometedoras sugieren que controlar su nivel de vitamina D y tomar un suplemento de vitamina D podría ayudar a su cuerpo a combatir las enfermedades respiratorias.

En un estudio de 107 pacientes mayores, algunos pacientes tomaron altas dosis de vitamina D, mientras que otros recibieron dosis estándar. Después de un año, los investigadores descubrieron que las personas en el grupo de dosis altas tenían un 40 por ciento menos de infecciones respiratorias en el transcurso del año en comparación con las de la dosis estándar. Un análisis más reciente de 25 ensayos controlados aleatorios de 11,000 pacientes mostró un efecto protector general de la suplementación con vitamina D contra infecciones agudas del tracto respiratorio. Los datos no son concluyentes, y algunos estudios de vitamina D no han mostrado ningún beneficio.

¿Por qué la vitamina D reduciría el riesgo de enfermedades respiratorias? Nuestros cuerpos necesitan vitamina D adecuada para producir las proteínas antimicrobianas que matan los virus y las bacterias. «Si no tiene suficiente vitamina D circulando, es menos efectivo en la producción de estas proteínas y más susceptible a las infecciones», dice el Dr. Adit Ginde, profesor de medicina de emergencia en la Facultad de Medicina de la
Universidad de Colorado y autor principal del estudio. «Estas proteínas son
particularmente activas en el tracto respiratorio».


Es importante tener en cuenta que no hay recomendaciones clínicas para tomar vitamina D para la salud inmunológica, aunque la recomendación estándar para la salud ósea es de 600 a 800 unidades internacionales por día. (Ese es el nivel que se encuentra en la mayoría de las multivitaminas). En el estudio de enfermedades respiratorias y vitamina D, la dosis fue equivalente a aproximadamente 3,330 unidades internacionales diarias.

La vitamina D se puede encontrar en el pescado graso como el salmón, y en la leche o los alimentos enriquecidos con vitamina D. En general, nuestros niveles de vitamina D tienden a estar influenciados por la exposición al sol, el tono de la piel y la latitud, las personas en las áreas del norte que reciben menos La exposición al sol en el invierno generalmente tiene menos vitamina D. Se requiere un análisis de sangre para verificar los niveles de
vitamina D. Menos de 20 nanogramos por mililitro se considera deficiente. Por encima de 30 es óptimo.

El resultado final: si le preocupa la salud inmunológica, puede considerar controlar su nivel de vitamina D y hablar con su médico acerca de si debe tomar un suplemento.

Evitar el consumo excesivo de alcohol: Numerosos estudios han encontrado un vínculo entre el consumo excesivo de alcohol y la función inmune. La investigación muestra que las personas que beben en exceso son más susceptibles a enfermedades respiratorias y neumonía, y se recuperan de infecciones y heridas más lentamente. El alcohol altera la
cantidad de microbios en el microbioma intestinal, una comunidad de microorganismos que afectan el sistema inmune. El alcohol excesivo puede dañar los pulmones y dañar el sistema inmunitario de la mucosa, que es esencial para ayudar al cuerpo a reconocer los patógenos y combatir las infecciones. Y no es solo el consumo crónico lo que daña.

Beber en exceso también puede afectar el sistema inmunológico. Coma una dieta equilibrada y omita los suplementos no probados. Una dieta saludable y ejercicio son importantes para mantener un sistema inmunológico fuerte.

Sin embargo, no se ha demostrado que un solo alimento o remedio natural refuerce el sistema inmunitario de una persona o evite enfermedades. Pero eso no ha impedido que la gente haga afirmaciones específicas. Una receta que circula en las redes sociales afirma que el agua de ajo hervida ayuda. Otros alimentos comunes promocionados por sus propiedades de estimulación inmunológica son el jengibre, las frutas cítricas, la cúrcuma, el aceite de orégano y el caldo de huesos.


Existen pequeños estudios que sugieren un beneficio para algunos de estos alimentos, pero faltan pruebas sólidas. Por ejemplo, las afirmaciones sobre el caldo de huesos han sido rechazadas por un estudio publicado en 2000 que mostró que comer sopa de pollo parecía reducir los síntomas de una infección del tracto respiratorio superior. Varios estudios pequeños han sugerido que el ajo puede mejorar la función del sistema inmunitario. Las afirmaciones de que los productos de saúco pueden prevenir enfermedades virales también están circulando en las redes sociales. Pero falta evidencia.

«Hay muchos productos que promocionan las propiedades de estimulación inmunológica, pero no creo que se haya comprobado médicamente que estos funcionan», dijo la Dra. Krystina Woods, epidemióloga del hospital y directora médica de prevención de infecciones en Mount Sinai West. «Hay personas que dicen anecdóticamente» Me sentí genial después de tomar «lo que sea. Eso puede ser cierto, pero no hay ciencia que lo respalde».

El resultado final: si le gustan los alimentos promocionados como estimulantes inmunológicos, no hay daño en comerlos como parte de una dieta balanceada. Solo asegúrese de no descuidar los consejos de salud probados, como lavarse las manos y no tocarse la cara, cuando se trata de protegerse de una enfermedad viral.

Preguntas Frecuentes del Coronavirus:


¿Qué es un coronavirus? Es un nuevo virus llamado así por los picos en forma de corona que sobresalen de su superficie. El coronavirus puede infectar tanto a animales como a personas y puede causar una variedad de enfermedades respiratorias desde el resfriado
común hasta las lesiones pulmonares y la neumonía.

¿Qué tan contagioso es el virus? Parece extenderse muy fácilmente de persona a persona, especialmente en hogares, hospitales y otros espacios confinados. El patógeno puede viajar a través del aire, envuelto en pequeñas gotas respiratorias que se producen con una persona enferma, respira, habla, tose o estornuda.

¿Qué síntomas debo tener en cuenta? Los síntomas, que pueden tardar entre dos y 14 días en aparecer, incluyen fiebre, tos seca, fatiga y dificultad para respirar o falta de aliento. Los casos más leves pueden parecerse a la gripe o un resfriado fuerte, pero las personas pueden transmitir el virus incluso antes de desarrollar síntomas.

¿Cómo mantenerme a mí y a los demás a salvo? Lavarse las manos con frecuencia es lo más importante que puede hacer, junto con quedarse en casa cuando está enfermo y evitar tocarse la cara.