Psicoterapia Asistida por Animales, una opción muy amig... /

2018.08.07

Por Luchi De León

Hace ya algunos años que se habla de los beneficios de involucrar animales en los procesos de psicoterapia. Sin embargo, estos se asocian casi exclusivamente a condiciones específicas, como la discapacidad física y el autismo, o se desconoce el abordaje técnico y científico que conlleva. En este artículo, te explicaremos en qué consiste realmente la Psicoterapia Asistida con Animales (PAA) específicamente con perros, los beneficios reales que otorga al efectuarse por profesionales expertos en el área y todo lo que debes tener en cuenta a la hora de considerarla una opción.

La PAA está teniendo cada día más adeptos, muy especialmente la asistida por perros por ser un animal tan cercano a los afectos de las personas. No es solo que se esté poniendo de moda, es que verdaderamente puede ser una ayuda idónea para los adultos, e incluso para los niños que atraviesan alguna situación emocional en la que requieren acompañamiento psicoterapéutico. Las patologías que pueden tratarse con este enfoque van desde cuadros de ansiedad y depresión hasta dificultades de atención o desenvolvimiento social.

La terapia asistida con perros se define como la inclusión de un perro, debidamente seleccionado y entrenado, en un proceso de terapia. En caso de ser terapia psicológica, se caracteriza por ser guiada, evaluada y ejecutada por un profesional de la psicología.

¿Los animales, curan?
Para iniciar, aprovecho a aclarar el primer mito: el perro, o los animales, curan. Los animales no curan. A ciertas personas pueden generarle una sensación de bienestar y comodidad, pero más allá de ello, no generan cambios perdurables en la conducta y cognición de un paciente. Es aquí donde el trabajo científico del psicólogo especializado en las intervenciones asistidas con animales es tan importante. El profesional de la salud mental realizará una evaluación y un plan de trabajo en donde su recurso principal para alcanzar los objetivos terapéuticos será el perro o animal con el que trabaja.

¿LA PAA va a ayudarme a sentir mejor en menos tiempo?
Es cierto que las intervenciones asistidas con animales proporcionan cambios notables en menor tiempo. Esto se debe al trabajo científico del profesional aunado a los beneficios particulares que ofrece el perro de trabajo. En primer lugar, descontextualiza el ambiente terapéutico, brindando un escenario de aprendizaje a través de la motivación. Con esto, ir a terapia se convierte en algo divertido y emocionante. En segundo lugar, el perro es un recurso multisensorial altamente versátil, se pueden enseñar distintas habilidades al paciente a través del entrenamiento y múltiples actividades.

¿Cualquier perro es “terapéutico”?
Si evaluamos lo descrito anteriormente, la especificidad y ciencia detrás del trabajo, no cualquier perro puede ser un perro de terapia. Velando siempre por el bienestar del animal, se debe realizar una selección cuidadosa del perro y un entrenamiento desde edades muy tempranas. Además, el sistema de entrenamiento debe ser una metodología de refuerzo positivo. Es decir, trabajar a través de la motivación para desarrollar comportamientos y no a través del castigo y la corrección. Así que no, los perros entrenados para el trabajo, lejos de sufrir en el mismo, lo disfrutan.

¿Puede un perro utilizarse como recurso de trabajo para el abordaje de cualquier caso?
La respuesta es no. En principio hay que considerar cualquier situación médica que lejos de contribuir al bienestar de la persona le perjudique. Ejemplo de esto es el padecimiento de alergias. De igual manera, cuando hablamos de personas con ciertos comportamientos que ponen en peligro la integridad del perro, como un cuadro generalizado de agresividad; o cuando el perro detona respuestas de ansiedad. En estos últimos casos, se trabaja de forma inicial los comportamientos de agresividad y ansiedad y posteriormente se diseña una plan para introducir al perro.

En conclusión, la terapia asistida con perros tiene efectos altamente positivos cuando es ejecutada por profesionales expertos en el área. En ella, el perro funciona como un recurso de trabajo que, debido al abordaje científico de psicólogos especializados, permite alcanzar en tiempos reducidos los objetivos terapéuticos. El perro, al igual que profesional, debe estar calificado para el trabajo y mantener un programa de entrenamiento saludable que le permita incidir de forma positiva en las intervenciones terapéuticas. Al final, velamos por el bienestar de la persona con la que trabajamos y el bienestar del perro.

Luchi de León es psicóloga clínica, especialista en Intervenciones Asistidas con Animales y forma parte del equipo de Mind, especializados en ti

Contacto MIND: http://mindclinica.com/

Click aquí para su Facebook

mindgrupo@gmail.com

TELÉFONOS

(502) 2379-0665 / 2379-0668/ 2379-0673