Predisposición para incontinencia urinaria y fecal dur... /

2016.08.02


Marco Bocaletti

m.docboca@gmail.com

 

La maternidad es un factor de riesgo establecido para incontinencia urinaria en mujeres jóvenes y de mediana edad. Asimismo, el parto vaginal puede generar trastornos del piso pélvico (Ej. incontinencia fecal), debido al daño de tejidos musculares y nervios. Aunado a ello, el embarazo por sí solo puede causar cambios mecánicos y hormonales que tendrán un efecto directo sobre los músculos de sostén de la pelvis.

La incontinencia fecal es un problema de salud bastante molesto para las mujeres que lo padecen, afectando de manera importante su calidad de vida y genera grandes costos en su economía. Las estimaciones de su prevalencia es entre el 2% al 12%. Dentro de los factores predisponentes podemos mencionar: el sobrepeso u obesidad, pujo prolongado al evacuar, parto asistido con fórceps, tabaquismo, tercera edad, menopausia, entre otros.

Será más evidente la presencia de incontinencia fecal, urgencia fecal y la incontinencia de flatos, en las mujeres que durante el parto vaginal sufrieron de desgarros en el esfínter anal.

Existe evidencia actual acerca de ejercicios del piso pélvico (Kegel) para prevenir daños a los músculos del piso pélvico. Sin embargo, no se recomiendan de manera rutinaria. Deben ser seleccionados los casos con documentación que muestre debilidad del piso pélvico cómo es el caso de muchas mujeres multíparas, entre muchas otras. Dentro de las ventajas de estos ejercicios es que pueden practicarse en cualquier momento y realizarlos ya sea parada, sentada ó acostada. No requieren movimiento visible del cuerpo. Se aconseja seguir la siguiente rutina para realizarlos:

  • Asegúrate de tener la vejiga vacía antes de hacer los ejercicios de Kegel
  • Concéntrate únicamente en tensionar los músculos del piso pélvico
  • Detén el flujo de tu orina para encontrar los músculos del piso pélvico
  • Aprieta los músculos del piso pélvico durante 5 segundos
  • Relaja los músculos durante 10 segundos
  • Esto debe ser suficiente para una sesión y debes repetirla no más de 3 o 4 veces al día
  • Aumenta el tiempo que aprietas los músculos del piso pélvico hasta que llegues a repeticiones de 10 segundos

Basados en la evidencia actual, no se recomienda la realización de cesárea con el fin de evitar o buscar que no empeoren daños en el piso pélvico. Sin embargo, debe evaluarse cada paciente de manera individual y proporcionársele toda la información de una manera clara y coherente de los riesgos y posibles complicaciones de cada una de las posibles vías del parto, así como las consecuencias que generan los diferentes procesos naturales en sí mismo.