¿Podría mi hijo o hija tener ojo haragán? Cualquiera po... /

2015.04.20

oftpediatra

Dra. Ana Lucía Asturias
asturiaslucia@gmail.com

 

La ambliopía, también conocida como ojo perezoso o haragán es la causa mas común de disminución de la visión en la niñez, afectando aproximadamente a 4 de cada 100 niños. La salud visual es muchas veces desestimada, por lo tanto la información que te brindamos aquí es clave en los primeros años de vida, y tu como madre o padre puedes tomar las decisiones correctas para tus bebés consultando siempre con especialistas.

El ojo perezoso es causado por cualquier condición que afecte el desarrollo de la visión en ambos ojos, impidiendo una adecuada colaboración entre los ojos y el cerebro. Puede producirse por condiciones en las que un ojo ve mejor que el otro, favoreciéndose así el desarrollo del ojo con menos dificultad de visión. El ojo con visión menos clara se va utilizando con menor frecuencia y debilitándose cada vez más. El ojo se ve normal, pero no se está usando normalmente porque el cerebro está favoreciendo al otro ojo: al que ve mejor.

Otras causas importantes de ambliopía son errores refractivos altos o graduaciones muy altas, estrabismo (desviación de la posición de los ojos) y cualquier causa que obstruya la visión durante los primeros años de vida. Afecta principalmente a niños desde el nacimiento hasta los 7 años de edad, de manera que si ésta no se trata tempranamente, continúa en la edad adulta, causando una perdida visual permanente.

Es por eso que cómo padres y madres debemos reconocer los signos que nos orienten a pensar que pudiera tratarse de ojo haragán:
– que el niño desvié uno de los ojos,
– que tienda a tropezarse o a toparse con las cosas repetidamente;

Sin embargo en la mayoría de los casos el ojo haragán puede pasar desapercibido, hasta incluso en la edad adulta, ya que el paciente tiene buena visión en uno de los dos ojos. Es por esto que tánto la Academia Americana de Pediatría, como la Academia Americana de Oftalmología recomiendan se realice un diagnóstico en la edad pre-escolar y nuevamente en el comenzar la escuela, ya que no es posible de otra manera detectar fácilmente la ambliopía. Por un lado muchos de estos pacientes nacen con problemas de mala visión por lo que no tienen la capacidad de distinguir entre visión normal de su propia visión disminuida, ya que eso es para ellos visión normal. De igual manera en muchos de estos pacientes, por la edad en la que se encuentran no es posible cuantificar o saber con certeza cuánto ven.

En cuanto antes se diagnostique e inicie con el tratamiento de la ambliopía, mejor el pronóstico de recuperación de la visión. El tratamiento esta destinado a mejorar la visión del ojo débil; inicialmente esta recuperación consiste en corregir la causa de la mala visión la cuál puede ser mediante gafas, o en algunas condiciones puede ser necesaria una cirugía, como en pacientes con estrabismo o catarátas. Luego de esto se inicia la terapia de la visión la cual puede realizarse mediante la utilización de un parche en el ojo fuerte o de gotas para nublar la vista del ojo de mejor visión.

La salud visual afecta como interactuamos con el mundo y nuestro entorno, especialmente para los bebés. Ellos reproducen lo que ven a otra gente hacer y cómo interactúan con su alrededor, por lo tanto la salud visual es parte del desarrollo integral de un niño. Si tienes dudas, no olvides consultar con tu especialista.