Para: Mamá /

2016.05.09

Natalie Gutowski
neurofeedbackguate@gmail.com

 

Mamá, sé que hay días que sientes que no puedes más, que hay días que te sientes frustrada y te preguntas si lo estás haciendo bien, sé de aquel sueño que pusiste en espera para cuidarme a mí y sé cómo haces malabares para multiplicar el tiempo, la comida y el amor. Mamá, hoy te quiero decir:

Que cada noche de desvelo que has tenido por mí, me han servido para sentirme cuidado y protegido y me enseñó a sentirme seguro en este mundo aún desconocido.

Que aquellos días (como mi primer baño o cuando me sacaste solo por primera vez) que morías de miedo por no saber si podrías hacerlo bien, pero te lanzaste y lo hiciste con amor y dedicación, me enseñaste a enfrentar las situaciones con valentía y a entregarme por completo a lo que amo.

Que cada día que sentías que las horas no alcanzaban, que tenías una lista interminable de tareas y hacías con el tiempo malabares, me enseñaste a priorizar, a organizarme y a creer que con esfuerzo puedes lograr mucho.

Que cada comida que preparabas para mí, con esmero y amor camuflando las verduras que tanto odiaba, me enseñó que la constancia y creatividad pueden hacer maravillas.

Que cada día que lloré al verte salir a trabajar y te miraba irte con el corazón hecho trizas, me enseñaste que tengo que luchar por mis sueños y seguir adelante a pesar de las adversidades.

Que todas las veces que llegaste tarde a una cita por preparar mis cosas, por darme de comer, por jugar conmigo o por dejarme explorar, me enseñó que no hay nada más importante que la familia.

Que cada vez que te saliste de una reunión porque estaba enfermo o simplemente quería estar contigo me enseñaron lo que significa amor incondicional.

Mamá, sé que a veces las cosas parecen menos que perfectas, sé que no tenías idea lo difícil que sería y sé que has pensado que estas lejos de ser la mamá perfecta, pero déjame decirte que para mí, no hay nada más perfecto que tu amor. Que tus abrazos siempre me hacen sentir protegido. Tus palabras siempre me reconfortan, solo tú sabes escoger los cuidados que necesito cuando más los necesito, tus cosquillas sacan las mejores risas. Eres tú mí ejemplo, mi inspiración y mis fuerzas. ¡Lo estás haciendo bien, eres irremplazable y perfecta para mí! ¡Gracias por tanto mamá!