¿Para cuándo la nena? /

2015.06.26

Por Anitza Kozina

Cuando comenzamos la vida adulta nos vemos bombardeados con un sin fin de interrogantes. Cuando ya tenes un novio “serio” no falta la pregunta: ¿Para cuándo la boda? ¿Ya te tiraron el chaye? Te casás y como por arte de magia llega la siguiente pregunta: ¿Para cuándo los hijos? Tenés tu primer hijo y la gente opina que él o ella ya necesitan un hermanito. Si tuviste nena ¿qué para cuándo el nene? y al revés si tenés ya un hombrecito en casa, definitivamente te tenés que animar a una niña. La “parejita” dicen muchos, es lo ideal.

Pues este es mi caso: me ha tocado la dicha de tener 2 niños uno de 3 años y el pequeño de tan sólo 5 meses (cabe decir que como toda mamá estoy chochando con ellos) pero ya incluso embarazada de mi segundo hijo cuando comentaba que era otro hombre inmediatamente me cuestionaban si iba a querer un tercero. Tenés que buscar la niña afirmaban.

No sé si eran mis malestares de embarazo o mis hormonas alborotadas pero ese cuestionamiento realmente me molestaba. Cada vez que sentía venir esa pregunta me daba miedo decir la respuesta pues ya sabía que inmediatamente venía una cara de lástima. Sentía que no le estaban dando la importancia, ni su lugar a mi segundo bebé sólo por el hecho de ser “otro” hombre.

Algunos de los comentarios eran así:
– Otro hombre!? Bueno, Dios sabe porqué hace las cosas.
– Ni modo ya tendrá oportunidad de tener un tercero.
– La tercera es la vencida.
– Que malo su esposo, pues dicen que quien define el género es el hombre.

Esto era de casi todos los días y la lista bastante larga. Así que me puse a meditar alrededor de esta pregunta: ¿Vas a buscar a la niña? Y llegue a la conclusión que el género de un bebé no debería de ser la razón por la cual traemos niños al mundo.

Si nos lanzamos al tercero será porque realmente queremos seguir agrandando la familia, porque tenemos las posibilidades de darle la vida que siempre hemos querido y porque nos encanta ser guías de estos pequeñitos y no porque queremos que nos “salga” una niña. En mi opinión y sin ánimos de ofender a nadie siento este tipo de acciones incluso un poco egoístas, que pueden llevar a la decepción de algún miembro de la familia si no viene el género que tanto se añoraba.

Tengo lo que siempre soñé y mucho más, vivo en una casa sólo de hombres y me encanta. Quienes me conocen saben que siempre preferí los tennis a los tacones y encuentro el género masculino mucho más simple y fácil de llevar. Claro, ese es mi caso y cada quien tiene que aprender a vivir con lo que tiene. Y si me hacen la pregunta: ¿Si quisiera saber qué es tener una niña es casa? Sí a veces me pongo a pensar en ello, pero esa definitivamente no será la razón de tener o no otro bebé.

Es un ejercicio que muchas tenemos que hacer ya que todos tratan de opinar, de dar sus comentarios, de compartir sus experiencias personales pero nadie esta bajo nuestro techo viviendo nuestra vida así que el mejor consejo que les puedo dar es aplicar el “aquí y el ahora.” Agradecer y disfrutar lo que se tiene, cuando se tiene, sintiéndonos afortunadas de tener quién, sin importar el género, nos llame mamá.

elblog-anitza