Nuestros ojos: Mitos y Verdades /

2015.06.15

oftpediatra

Dra. Ana Lucía Asturias
asturiaslucia@gmail.com

 

¿Cuántos de nosotros no hemos escuchado millones de dichos populares acerca de los ojos y la vista? Apuesto que si empezamos a enumerar encontramos una lista enorme de estos, muchos que han existido por generaciones de generaciones y en las cuales no sabemos si creer o no. El simple hecho que sea una creencia común no la hace verdadera. Muchos de estos dichos que has escuchado no tienen ninguna base científica. A continuación enumero algunos mitos y verdades acerca de nuestros ojos.

MITO #1: Comer zanahoria mejorará tu visión.
Realidad: Las zanahoria es un alimento rico en vitamina A, la cual es fundamental para el desarrollo de la vista, sin embargo existen muchos alimentos ricos en vitamina A como la leche, la yema de huevo, queso, hígado, espárragos; por lo que una dieta balanceada, no solo a base de zanahoria, puede aportar la vitamina A necesaria para el desarrollo de la visión. En cualquier caso, comer muchas zanahorias no nos hará “ver mejor”.

MITO #2: Ver “mucha televisión” o verlo muy de cerca puede arruinar tus ojos.
Mito: Aunque los padres llevan afirmando esto desde que se inventó el televisor, no existe ninguna prueba que esta pueda ser perjudicial para los ojos. De hecho, los niños pueden enfocar de cerca sin desarrollar cansancio ocular mejor que los adultos, de ahí que a menudo adquieran el hábito de colocarse cerca del televisor o de sostener lo que están leyendo cerca de los ojos. Sin embargo este puede ser un signo de alerta cuando un niño trata de enfocar mejor y que ciertamente, el niño necesite anteojos.

En cuanto al uso prolongado del televisor, o de las pantallas, tampoco se ha encontrado ninguna relación con ocasionar daños a la visión, en todo caso se recomienda su uso racional debido a que va en mayor relación con el desarrollo de trastornos de déficit de atención que con el daño directo a los ojos.

MITO #3: Si los padres usan anteojos, sus hijos heredarán ese rasgo.
Realidad: Lamentablemente esto muchas veces es cierto. Si uno de los padres utiliza anteojos para ver bien es probable que su hijo herede este rasgo. Desarrollar miopía, astigmatismo o hipermetropía no son enfermedades, son variaciones de la forma y del tamaño del ojo que pueden ser heredados. Es importante siempre informar al pediatra sobre los antecedentes de la familia.

MITO #4: Utilizar anteojos puede hacer que tus ojos se vuelvan “dependientes” de ellos.
Mito: Los errores de refracción (miopía, astigmatismo o hipermetropía) se desarrollan en principio por múltiples variables, siendo el más importante la herencia. Estos van cambiando a medida que el niño va creciendo y se debe al crecimiento del ojo que se da durante los primeros 18 a 20 años de vida. Los anteojos corrigen la visión borrosa, pero no alteran ni frenan el crecimiento o desarrollo de estos errores de refracción, que se dan independientemente de estos. Por lo tanto, utilizar anteojos es una medida de ayuda a la visión para corregir estos defectos en el enfoque de las imágenes, pero no detienen su desarrollo, ni pueden de alguna manera empeorarlo.

Usar anteojos no te hacen “dependientes” de estos, solo te acostumbras a ver mejor.

MITO #5: El uso de la computadora es perjudicial para los ojos
Mito: el uso de la computadora no daña la vista, sin embargo, cuando utilizamos la computadora durante largos periodos de tiempo, los ojos parpadean menos veces de lo normal. Esto puede resecar los ojos lo que puede darnos sensación de cansancio ocular. Es recomendable tomar descansos de aproximadamente 10 minutos entre cada hora del uso de una pantalla.

MITO #6: Leer en la oscuridad debilitará tu visión
Mito: de igual manera que sentarse muy cerca al televisor, puedes sentir cansancio o incluso dolor de cabeza por leer en la oscuridad, por el esfuerzo a la lectura, pero no debilitará ni dañará tu visión.

¡Espero te sirvan! Si tienes más dichos o mitos que desees te resuelva estoy a la orden.