Nuestros hijos no lo merecen todo /

2014.11.17

Los niños, por naturaleza, quieren lo que no se han ganado, especialmente si se los estamos dando de gratis. Lo que estamos consiguiendo es una generación entera de adultos jóvenes que han obtenido todo lo que han querido con poco o ningún trabajo, es casi una norma cultural y es un problema. Porque la realidad es que, la vida no nos da todo lo que queremos. No siempre obtenemos los mejores trabajos para los que aplicamos y a veces ni siquiera el trabajo. No siempre tenemos a alguien que nos rescate cuando tenemos un mal día o que reemplace a nuestro jefe solo porque nos cae mal. No siempre podemos tener lo que queremos cuando lo queremos. La vida no siempre nos recompensa.

Así que sugerimos reflexionar si es necesario eliminar un par de cosas en nuestras vidas y las vidas de nuestros hijos para resolver ese sentimiento de que se merecen las cosas que en realidad no tienen aseguradas.

La primera es la culpa, en nosotros. A menudo les damos cosas por que sentimos culpa, cedemos a todas sus peticiones porque no podemos dejar de sentirnos culpables por no darles todo lo que quieren. Y es muy difícil de aceptarlo pero esta es la primera razón por la que nuestros hijos creen que se merecen todo, porque en nuestras casa estamos amamantando esa actitud cuando nos dejamos guiar por esa conciencia culposa. Está bien que no obtengan todo lo que quieren y pedirles que sean responsables por las cosas que pierden y que entiendan que hay consecuencias para las acciones.

Igual que los gastos excesivos, aunque no nos guste, esta bien que nuestros hijos escuchen que no nos alcanza para esto o aquello. Porque esa es la vida real. No tenemos todo el dinero para comprar todas las cosas. Existen familias que trabajan más de lo que deberían para mantener los gustos de sus hijos, y lo que sucede realmente es que los niños serían más felices, con tan solo más tiempo en familia.

La siguiente me encanta, nunca he estado de acuerdo con las sorpresas de las piñatas, entiendo que su naturaleza es darle las gracias al invitado por asistir, pero poco a poco se ha ido perdiendo el sentido y ahora los niños van a las piñatas y esperan una súper sorpresa. Para mí que una galleta con una tarjetita de gracias por venir basta. No es su cumpleaños. En general, este concepto esta mal acostumbrándolos, esta bien que no sean el centro de atención.

¿Y qué decir cuando nuestro mundo gira alrededor de ellos? Como madres debemos redireccionar nuestro tiempo extra, es mucho mejor para ellos a largo plazo. Tenemos el deseo de hacerlos felices todo el tiempo No es nuestro trabajo mantenerlos felices, eso es cargar con una misión imposible. Usualmente cuando no están felices es porque estamos firmes en las reglas y eso los hace niños más centrados.

Las recompensas son otro terreno peligroso. Darles recompensas por todo solo fomenta una autoestima inflada. Los niños no necesitan premios por todo, a veces esta bien perder, aprenden tanto del fracaso como del éxito. Así que tampoco está bien arreglarles todos sus problemas. Es cierto no nos gusta verlos sufrir. Todas las madres queremos hacer que el mundo sea perfecto para nuestros hijos. Pero no hay nada de saludable en crear ese tipo de falsas realidades. La realidad es que no siempre vamos a estar allí, si hacemos todo por ellos, no van a aprender a hacerlo por sí mismos. Resolverles todos sus problemas ahora solo creará más problemas en su futuro.

Y para terminar, las cosas, las cosas en general. Seguro que la mayoría de nosotras podríamos llenar varias bolsas de basura solo con cosas. Pedazos de juguetes y cosas, cosas que solo sirvieron una vez, cosas que compramos solo por comprar, cosas que tal vez no necesitaban.
Los niños siempre pedirán cosas que no necesitan, por esa actitud de esperar las cosas como que las merecieran, o por que papá y mamá lo tienen o porque otros lo tienen. Pero no tenemos que darles todo lo que quieren o todo lo que los adultos tienen. Esta bien hacerlos esperar por el momento adecuado en la vida para tener algo.

VIA We are the family