No olvides ver al Cielo: entrevista con Lorena Flores-M... /

2015.07.23

Para Cosas de Wiros es clave compartir los logros de nuestra comunidad y del talento que existe en Guatemala. Lorena Flores-Moscoso, nos comparte en una entrevista su nueva publicación; un libro infantil “No Olvides Ver al Cielo” parte del proyecto La Factoría de Historias, el cuál es un esfuerzo colectivo de imaginación del sello Alfaguara.  Combinaron escritores e ilustradores que juntos elaboraron piezas literarias únicas que además de tener un componente lúdico busca que los lectores aprendan sobre las emociones, los números, la música, el arte, la historia, etc.

¿Que te inspiró a escribir este libro?

No olvides ver al cielo, es una conversación entre una nieta y su abuela, es un tema complejo pero creo que necesario para que nuestros chiquitos aprendan que la vida es un ciclo y que hay momentos para celebrar, madurar, pero también para decir adiós y que todas las emociones son válidas. A veces necesitamos estar tristes, otras alegres, incluso es válido enojarse.  Además que somos seres en constante transformación no siempre somos ni seremos los mismos. La metáfora de la metamorfosis que se aborda nos enseña que en alguna etapa todos podemos tener alas.  

¿Cual es la diferencia más concreta entre escribir para adultos y escribir para el universo único de los Wiros?

Escribir para niños es un reto enorme porque los niños son más críticos. Las historias aunque sean fantásticas tienen que ser verosímiles. Si algo no les encaja no te creen y pierdes su interés rápidamente.  Además para los primeros lectores tiene que ser un lenguaje bastante concreto pero capaz de promover la abstracción y debe tener un ritmo que los mantenga atentos.  Ellos no te leen por deber sino por puro placer y si no lo encuentran interesante no pierden su tiempo en leer un poco más para ver si les llega a interesar.

El sueño de cualquier escritor infantil es que el niño que te lee te vuelva a leer 10 veces, le pida a sus papas noche tras noche que les vuelva a contar la historia y que de grandes recuerdan ese libro con amor.  

 ¿En general, cuáles son los retos de las escritoras en Guate?

En Guatemala cuesta encontrar proyectos editoriales que te apoyen para escribir y además que tengan la capacidad de llegar al público objetivo. Un escritor generalmente lo que quiere es escribir no preocuparse de cómo llega el libro a la estantería ni cómo es el proceso de producción. El espacio es limitado y las oportunidades para escribir y ser publicado casi únicas.  Por eso siempre que me invitan a escribir lo hago con los ojos cerrados. El proyecto de la Factoría de Historias creo que es único en Guatemala y es una trabajo de muchos en especial de Eduardo Villalobos y Alejandro Sandoval.  Aunque es difícil la producción literaria en Guatemala es prolífera y hay mucho, mucho talento.

¿Cuales son los cinco libros favoritos de tu wiro y cuál es tu rutina de lectura?

Pablo escoge lo que le gusta, él los busca y te pide que los leás. Ya tiene su pequeña librera que va alimentando.  De los que más le gustan por el  momento (tiene 18 meses) son: Brown bear, what do you see? De Bill Martin Jr., Los insectos bebé (sin autor),  Los de Dr. Seuss varios y depende del día.  A veces le leo la Gigantona de Piedra Santa y las Travesuras de los Gigantes: Morgante y Caraculiambro de  Mario Payeras. Con Pablo es difícil tener rutina pero todos los días encontramos un momento para leer. 

Sos mamá que trabaja fuera de casa y dentro de casa, la pregunta del millón: ¿Cómo balanceas tu tiempo? ¿A qué horas escribís? 

Cada vez tengo menos tiempo para escribir pero siempre tengo tiempo para crear en mi cabeza y sé que algún día podré pasar del pensamiento al papel.  Mi esposo me obliga a hacer tiempo aunque me cuesta robar un poco de tiempo de todos lados. Para mí escribir es vital, sino escribo una parte de mí se seca. El próximo libro es un regalo pendiente para Pablo una reedición bilingüe (español e inglés) con ilustraciones en acuarela por Christine Varadi que le prometí cuando nació. Espero terminarlo este año. 

¿Donde conseguimos No Olvides Ver al Cielo?

El libro está a la venta en FILGUA y estará (espero) en todas las librerías de Guatemala pero también pueden escribirme a Lorena.floresmoscoso@gmail.com Los niños se hacen lectores en el regazo de sus padres.