Mujer prevenida vale por dos – Crear un ahorro para eme... /

2017.04.19

Por Carol Escobedo

Siempre digo que el ahorro es importante y necesario, hoy quiero hacer énfasis en tener un ahorro para emergencias distinto a mi cuenta de ahorros normal.

Las emergencias pasan y no avisan cuando, y cuando llegan echamos mano a la bolsa del ahorro y no lo vemos más (si en el mejor de los casos tenemos un ahorro), si no lo tenemos pedimos prestado a un pariente o amigo de confianza, tomamos un crédito en el banco, o usamos la tarjeta de crédito para un gasto que no teníamos presupuestado. El problema de no tener un ahorro y de pedir prestado es que no sabemos con exactitud cuándo vamos a poder pagar, lo mismo con el banco o la tarjeta además de incurrir en intereses si no controlamos bien la deuda.

 

¿Por qué un ahorro distinto?

Mi recomendación a la hora de ahorrar es ponerle nombre y apellido a mi cuenta de ahorro: “viaje de fin de año” “ahorro para mi retiro” “inscripción de los niños 2018” y en este caso se llamará “Ahorro para emergencia” precisamente para no quedarme sin viaje, ni inscripción, ni retiro. Y saber que mi emergencia será una emergencia real, no es usarlo para que me alcance para el gasto del mes, para darme ese gustito extra y el otro mes lo repongo, ¡no, no, no! Emergencia es emergencia, puede ser un accidente, una enfermedad grave o quedarme sin trabajo.

 

¿Cuánto?

No hay una cantidad exacta, la mayoría dirán un porcentaje del salario, para una emergencia yo recomendaría dos veces y media del gasto mensual. Puede ser mucho o ser muy poco, pero lo importante es tenerlo ahorrado y ajustarlo según nuestro criterio.

 

¿Cómo?

Puedo empezar poco a poco, de quetzal en quetzal, sugiero que el aporte sea semanal y que la meta sea alcanzar el monto total a más tardar en un año. Para ahorrar más importante que el monto es la constancia y disciplina.

 

¿Dónde?

Normalmente cuando hablamos de ahorro recomiendo cuentas de inversión para hacer crecer el dinero, en este caso lo que necesitamos es que esté lo más cerca posible (el colchón si es una opción). Puede ser una cuenta del banco que tenga una agencia cerca, o del que tengamos la sucursal electrónica habilitada para transferencias, lo principal es poder disponer del dinero.

Para ahorrar recordemos la regla de oro de Warren Buffet:

Do not save what is left after spending, but spend what is left after saving

No ahorrar lo que nos sobra después del gasto, si no gastar lo que sobra después ahorrar.

· Carolina Escobedo / Asesora Financiera