DIY / Moviles Montessori para bebés /

2018.05.16

Por Karen Heyligers

María Montessori estudió el desarrollo de los bebés y diseñó una serie de móviles para estimular su desarrollo desde la etapa inicial durante los primeros cuatro meses. Decidí sacar mi lado artístico e hice los móviles antes de que Adrián naciera. Les compartiré toda la información por si deseas hacerlos también. Estos móviles van de la mano con las habilidades del bebé según su edad y los ayudan a explorar el mundo.

Para usar los móviles se necesita un lugar donde se puedan colgar los móviles, ya sea un gancho en el techo, o una estructura móvil. En mí caso diseñé una estructura de madera para colgar los móviles que podía llevar a diferentes áreas de mi casa y que pudiera plegar o desarmar luego. La hice de forma que pueda servirme luego para que Adrián cuelgue en ella sus suéteres, abrigos o camisas.

Esquema que le dí al carpintero para la estructura de los móviles.

 

Dejé un sitio en el dormitorio de Adrián para colocar los móviles con un espejo al nivel del piso que le permite verse mientras juega y ver así el espacio desde diferentes ángulos.

 

Nuestra área para móviles.

Los móviles se pueden usar a partir de un mes o cuando el bebé se ve interesado. Inicialmente se colocan por un tiempo de aproximadamente 10 minutos durante dos o tres veces al día, aunque puede ser menos o más según el bebé. Se debe buscar que sea un momento agradable y no forzado. Cada móvil se usa por aproximadamente dos semanas para ir junto al progreso visual. Después de haberlos utilizado se puede regresar a ellos si el bebé sigue encontrándolos interesantes o pasarlos más rápido si el bebé no muestra interés.

A través del uso de móviles los bebés lograran gradualmente:
– Enfocar la mirada en un objeto que se mueve
– Seguir el objeto
– Percibir color y profundidad

Inicialmente los bebés tienen una visibilidad limitada y dificultad para ver colores, por lo tanto se inicia con el móvil Munari. Este móvil consiste de distintas figuras en blanco y negro, y una pelota transparente que refleja la luz. Para hacerlo utilicé cartón delgado negro y blanco, una bomba plástica transparente (como bombas de navidad o de tiendas de recuerdos), hilo de pescar, varitas de madera y cinta de aislar negra y blanca para forrarlas. Estas piezas son fáciles de ver por los contrastes y les dan también visual de profundidad y movimiento. Los entretiene a la vez que los ayuda a enfocar su mirada en elementos cerca de su campo visual. Puede usarse este móvil u otras figuras de alto contraste.

 

Móvil Munari a ambos lados, descargar

 

Luego pasamos al móvil que consiste de tres octaedros en colores metálicos. Para hacerlo utilicé cartoncillo para las figuras, triángulos recortados de papel metálico de colores primarios, hilo de pescar y varitas de madera, imprimir. Los bebés empiezan viendo colores sin poder ver distintas tonalidades, por eso las figuras en colores primarios captan su atención. Las figuras tienen volumen, a diferencia de las piezas planas del móvil Munari, y reflejan la luz a medida que se mueven por el material metálico. Yo los colgué en dos varitas para darle más movimiento.

 

El tercer móvil se llama Gobbi. Consiste de cinco pelotas de tonalidades diferentes de un mismo color colgadas en orden ascendente. Para hacerlo utilicé lustrina verde en cinco tonos (aunque podría haber utilizado cualquier color, tomando en cuenta las 5 tonalidades diferentes), pelotas de duroport, una varita de madera y mucha paciencia. La posición le ayuda a ver en profundidad y los tonos le permiten distinguir matices.

Móvil Gobbi, medidas

 

El siguiente móvil según María Montessori consiste de bailarines en papel ligero metálico. Admito haberme saltado este. Si desean hacerlo sigue el link para instrucciones y acá están las formas para recortar.

 

El último móvil visual es más libre y debe ir inspirado en la naturaleza y en distintos colores. El bebé ya es capaz de distinguir colores y detalles. Pueden usarse figuras de madera o papel en colores pasteles con formas de aves, mariposas o ballenas. Yo decidí hacer un móvil hecho de pajaritos de origami en diferentes tonos. Algunos papeles tenían tonos metálicos y otros colores pasteles. Luego de utilizarlo en la serie de móviles lo dejé instalado en el cambiador para entretenerlo entre mudadas.

 

 

Con la ayuda de los móviles visuales Adrián desarrolló curiosidad por su entorno. Se sentía cada vez más cómodo en el piso y empezó su interés por tocar los objetos y mover sus manos para alcanzarlos. Así llegó el turno de los móviles táctiles.

Los móviles táctiles son dos y son mucho más sencillos. Uno consiste de un aro de madera colgado de un elástico, aunque yo conseguí un mordedor de silicón con la misma forma. Adrián lo golpeaba con sus manos hasta que cierto día logró tomar control de sus brazos para agarrarlo y llevarlo a su boca. Esto lo logra por la coordinación visual y táctil que va desarrollando.

 

 

El otro móvil es un cascabel metálico amarrado al mismo elástico. Al no encontrar uno y estar fuera de temporada navideña colgué una sonaja metálica la cual al golpearla produce un sonido suave. Este elemento le enseña relación causa y efecto entre el golpe y el sonido. Para las acciones de ellos hay reacciones.

 

 

A partir de lograr dominar sus manos y agarrar los objetos de los móviles Adrián ya estaba listo para sonajas y otros juguetes. Algunas consideraciones son las siguientes:
– Los móviles no deben estar en el área de dormir para no sobre estimularlo en su tiempo de descanso
– Poner los primeros móviles cerca de su campo visual, pero no tanto que pueda tocarlos ya que no están hechos para eso
– El movimiento del móvil los emociona. Yo trataba a veces de abrir la ventana o soplaba de lejos. También podría funcionar un ventilador
– Evitar poner al bebé cuando no está a gusto
– Siempre debemos estar cerca, pero no interfiriendo o llamando su atención

Ahora después de haber terminado la etapa de los móviles puedo decir que fueron un gran éxito. Lo mejor fue ver a mi bebé con sus ojos maravillados explorando y cada día interactuando más con su entorno. Para más información de Montessori para bebés puedes leer el siguiente libro en inglés: Montessori from the start.

Karen es mamá de Adrián, arquitecta de profesión, apasionada por el diseño y la vida saludable, Blogger desde: theactiveme.com y chapina residente en Perú.