¿Miedo al Desvelo de Mamá Primeriza? /

2016.03.21

Gabriela Guzmán
gabriela.guzman@babysomniagt.com

 

“Duerme todo lo que puedas antes que nazca tu bebé” es una frase que escuchamos constantemente de quienes nos rodean cuando estamos a punto de convertirnos en madres por primera vez. Tenemos una gran ilusión por conocer a nuestro nuevo gran amor y estamos ansiosas por iniciar una etapa llena de aventuras; pero pensar en que se aproximan noches de largo desvelo, ¡nos aterra!

Muchas veces nos anticipamos a que seguramente así será por muchos años desde la primera noche. Sin embargo, somos nosotros quienes desarrollamos los hábitos de sueño de nuestros hijos. Si tenemos el conocimiento previo necesario para desarrollar en ellos hábitos sanos para dormir desde que nacen, no seremos un número más en una estadística común.

¿Cómo hacerlo? Aunque definitivamente las primeras noches serán duras, podemos ir enseñando a nuestros hijos a desarrollar técnicas propias que pueden utilizar independientemente a la hora de dormir y tenerles rutinas bien definidas para la noche y cada siesta. No se trata de dejar a un lado los momentos de caricias, abrazos y arrullo, sino de lograr que nuestros hijos duerman a horas apropiadas, tengan rutinas eficientes que los preparen para descansar y horarios adecuados para cubrir todas sus necesidades. Su reloj biológico estará tan bien programado que sus horas de sueño se extenderán naturalmente y pronto podrán dormir durante toda la noche y estar alertas para continuar descubriendo el mundo durante el día.

Si te acabas de inaugurar como madre, puedes empezar diferenciando el día de la noche. Mantén un ambiente tranquilo y obscuro en la noche y durante el día aprovecha la luz del sol y la bulla. Pon atención a las señales que tu bebé da durante el día, especialmente las que sugieren que necesita descansar. Identifica sus patrones y horarios de sueño para poder familiarizarte con la frecuencia con la que va a comer y cuántas horas va a dormir.