Mi hijo tiene estreñimiento, ¿Qué hago? /

2016.01.12

Gabriela Melchor
nutricionnutrimind.gt@gmail.com

 

El estreñimiento infantil es un problema común que no necesariamente se deriva de alguna enfermedad, pues generalmente está asociado al poco consumo de líquidos y de fibra.? También, existen otros factores que debe considerar si su hijo padece de estreñimiento, por ejemplo, el consumo de fórmulas lácteas, que probablemente por su alto contenido de caseína o por haber sido espesadas con cereal de arroz pueden causar problemas para ir al baño.? Si este fuera el caso, el cambio de fórmula será su mejor opción.

De acuerdo la Organización Mundial de la Salud,?el estreñimiento se define como?el paso de heces duras con menor frecuencia que?la habitual del paciente. Hay que tener en cuenta que, la “frecuencia normal” con que se va al baño?varía de una persona a otra, pues dependerá de su dieta, ejercicio?y edad.?? En el caso de los niños, existen 3 cambios básicos relacionados con el estreñimiento: el primero es el paso de la lactancia materna a leche; el segundo, el cambio por nueva marca o tipo de leche y? el tercero, el cambio de la lactancia materna a alimentación complementaria o si fuera el caso de formula láctea? a alimentación complementaria. En la mayoría de lo casos no hará falta recurrir a medicamentos, sino que siguiendo unas pautas básicas de alimentación y hábitos? adecuados podrá encontrar la forma para resolver el problema.

Si el niño está siendo alimentado con pecho, la mejor opción es continuar con la lactancia materna a libre demanda, ya que la leche materna contiene compuestos oligosacáridos que son prebióticos, los cuales ayudan al mantenimiento y a la proliferación de las bacterias beneficiosas que pueblan la flora intestinal (probióticos) y que hacen posible que el cuerpo absorba los nutrientes presentes en otros alimentos, evitando así el estreñimiento.

En cuanto a los niños mayores de un año, el proporcionarles una dieta saludable es indispensable.? El consumo de pizza,? papas fritas, caramelos, galletas, pasteles y refrescos azucarados, hacen al niño más propenso de padecer estreñimiento, pues son alimentos esencialmente ricos en grasa, azúcares refinados y por lo tanto no son una buena fuente de fibra, vitaminas ni minerales.

Recuerda que la dieta y el estilo de vida que lleven los niños, jugarán un papel importante: si el niño no consume suficiente agua y fibra dietética tendrá como resultado estreñimiento a una temprana edad. Las claves para evitar el estreñimiento infantil son:

1. Tomar diariamente alimentos ricos en fibra como: frutas , verduras, legumbres y cereales integrales.
2. Beber agua y consumir líquidos
3. Fomentar y favorecer los juegos activos.
4. Evitar la vida muy sedentaria
5. Enseñar una rutina para ir al baño a determinadas horas.