Mami, ¿me puedo pintar las uñas? /

2017.01.11

Por Lissy González

Las niñas y niños aprenden a través del juego. El juego tiene poder, tiene el poder de transmitirnos ideas, de hacernos imaginar lugares nunca antes vistos, de hacernos creer que somos algo que no somos.

Algo muy curioso me pasó durante las vacaciones: mi hija de cuatro años llegó a casa con las uñas pintadas de una actividad donde solamente participaban niñas.

Cuando me enseñó, desaprobé inmediatamente y le dije: “Tú sabes cuales son las reglas. Si algo no es apropiado para tu edad, rompiste las reglas de la casa.” Aunque intentó decirme que todas sus amiguitas lo habían hecho y que las más grandes se lo habían sugerido, le dije la clásica frase de madre: “Tus amigas no son tu mamá para decidir por ti, te lo voy a retirar cuando lleguemos a casa.”

No soy cuadrada, pero me preocupa lo pronto que están expuestas las niñas a hiper-feminizarse. No hay nada malo con que se quieran ver “lindas” pero… ¿Para quién quieren verse lindas? ¿A quién le coquetean? ¿Por qué tan pequeñas? ¿Qué clase de sociedad y riesgos estamos creando? Si les repetimos constantemente: ¡Qué linda te ves! ¡Qué lindo tu vestido! ¡Qué lindo tu pelo!… ¿Ustedes creen que les motiva a buscar otro atributo que alimentar?

¿Qué tal si les decimos?: ¡Qué alto saltas! ¿Qué libro estas leyendo? ¿Cuál es tu libro favorito? ¡Vaya, eres muy intuitiva! Eres observadora o atlética. ¡Me encanta como cantas! Esa torre la hiciste muy alta y fuerte. ¡Eres inteligente! ¡Que pilas sos! Hagamos un esfuerzo por cambiar nuestro cassette hacia las niñas.

Las niñas gravitan naturalmente hacia actividades femeninas: embellecerse, cuidar muñecas y darles de comer, jugar a ser princesas, hacer comida. Si tienes hijas sabes (como yo) que no importa que tan neutral estés criandola, esta en su naturaleza buscar los atributos femeninos, juegos de colaboración, de cuidar, de expresarse. Pero eso no significa que sea lo único que les mostramos como opción, o que todo lo que consideramos femenino este a su disposición demasiado pronto. Como padres no podemos pecar de ignorancia.

21331333000_8389e445ef_o

En mi casa no apruebo pintarse las uñas y cualquier actividad o juguete que yo considere esta fuera de su edad porque no es apropiado. Lo más lindo de guiar a mi hija es estar consciente de tener juegos y juguetes que la motiven a potencializar la diversidad de talentos que tiene. La pintura de uñas no le potencializa nada.

La “actividad” de sentar a niñas a pintarse las uñas las vuelve pasivas cuando deberían estar saltando y corriendo. Les hace llegar demasiado pronto a una etapa en la que todavía no esta, ni quiero que esté, y es un RIESGO pues las hace sexis demasiado pronto.

Y todo esto sin mencionar que es una barbaridad exponer a nuestras hijas a los químicos que contienen los esmaltes y la propia acetona para extraerlos. Leer más sobre esto

Amo todo lo que nos hace mujeres no me malinterpreten. Celebro todo lo que mi cuerpo hace como mujer, sé lo poderoso que es cuando nos proponemos vernos lindas. Pero, ese poder de atraer es un poder que llega con la edad apropiada. Si hoy (a los tres o cuatro años) es esmalte de uñas ¿mañana qué?

 

el-blog-lissy