Mami feliz, wiro feliz /

2017.01.10

Por María José Hernández Azmitia

Todo inicio de año trae consigo ese sentimiento que nos invita a mejorar nuestra vida. Y es que con el corre corre diario a veces olvidamos recordar que, aunque no nos demos cuenta, nuestros wiros siempre están pendientes de nosotras y nos usan de ejemplo para saber cómo reaccionar frente a la vida. Y siento que esto, en lugar de crear esa presión innecesaria en nosotras, puede ser el empujón que nos falta para emprender ese sueño que tanto anhelamos, ponernos metas más grandes o simplemente, decidir ser feliz. Es cuestión de actitud y de un deseo genuino de disfrutar la vida. Con el simple hecho de levantarnos cada día con esa decisión en mente hace que el viaje para que eso suceda sea más placentero.

Para esto necesitamos recordar que cada hogar es un mundo y tenemos que adecuarnos a lo que mejor nos funciona y más nos beneficia. Como dice Carlos González en su libro Comer, Amar, Mamar: “para ser buenos padres, no hace falta leer ningún libro”. Es importante usar la intuición y escucharnos a nosotras mismas. Podemos usar este momento de introspección para evaluar nuestra vida. Tomar tiempo para analizar lo que hacemos, lo que queremos hacer y lo que queremos cambiar. Siento que es importante que lo hagamos con amor y tratando de no ser tan duras con nosotras mismas porque es de esta forma en la que podremos ver todo desde una perspectiva más positiva y sana.

Quizá sea un ejercicio que nos cause un poco de temor pero les aseguro que ese momento de introspección es esencial en el proceso. Claro que no contamos con todo el tiempo del mundo pero quizá cuando vayamos en el carro o después que los wiros se hayan dormido, podemos tomar unos minutos para estar en silencio y sin distracciones y poder así escuchar a nuestro corazón. Nos sabrá guiar hacia el camino correcto.
Nuestro rol como mamás es muy satisfactorio y reconfortante. Sin embargo, hay que recordar que también somos mujeres, esposas, hijas, y amigas y que esta parte de nuestra vida es importante. Cuidar de nosotras le dará a nuestros peques el mensaje de que sabemos que somos importantes, nos valoramos y necesitamos cuidar de nosotras mismas.

Busquemos el tiempo para decidir cómo será este 2017 y decidamos los retos y metas que nos emocionen cada día para que esa motivación sea el motor y ejemplo para nuestros wiros. Estoy segura que este será un gran año para todas nosotras.

 

· María José Hernández Azmitia / Mamá blogger