Mamás verdes /

2019.08.28

Dejando a un lado (no menospreciando) las noticias, cuando nos convertimos en mamás nos volvemos más conscientes del impacto que tenemos en el mundo, además de que nos convertimos en un modelo a seguir. Entonces.. ¿estamos haciendo lo suficiente? Además de desconectar aparatos eléctricos y apagar las luces cuando no las necesitamos, reciclar y controlar nuestro uso del agua ¿Qué podemos hacer?

1. Reduce tu consumo de carne roja
Además de ser determinante para la salud, es un cambio importante para el medio ambiente. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la ganadería es responsable del 18% del efecto invernadero y es una gran causa de deforestación.

 

2. Olvídate de las bolsas plásticas
Cerca de 9 millones de toneladas de plástico llegan a los océanos cada año, pero uno de los cambios más fáciles es hacer nuestra parte para reducir este número, cargando bolsas reutilizables en todo momento.

 

3. No apoyes la «moda desechable»
Los niños dejan la ropa tan rápido, y el impacto ambiental de la fabricación textil es grande. Y la ropa barata que dura poco, terminará en la basura rápidamente. Lo amigable con el ambiente sería la ropa heredada y ropa de segunda mano. Existen tiendas dedicadas a este fin con una maravillosa selección de marcas de calidad y si prefieres comprar ropa nueva, investiga marcas de moda sustentable, conoce la procedencia de la materia prima, sus procesos y como puede reutilizarse al final de su vida útil.

 

4. Lavandería inteligente
Usar agua fría en lugar de caliente ahorra mucha energía, aparte que seguro te baja la factura de luz. Utiliza un detergente libre de fragancias artificiales y sulfatos. Y despídete de los suavizantes químicos y las toallitas de la secadora.

 

5. Las loncheras y las piñatas
Utiliza cubiertos de metal en lugar de plásticos, lo mismo que servilletas de tela en lugar de las de papel. En los restaurantes cuando te llevan el típico vasito plástico, explica los motivos por los que prefieres usar el vidrio, tus hijos van a estar orgullosos y seguro pones en que pensar a alguien más. Además, resiste la tentación a comprar snacks empacados.

Algunas otras más drásticas, tratar de usar menos el carro, revisa los químicos que utilizas para limpiar tu casa, pañales de tela si estás en esa etapa, haz un huerto o comienza a hacer tu propio abono. Si tienes alguna otra sugerencia déjala en los comentarios.