Mamá Montessori /

2016.02.02

María José Godoy de Joachin
mjgg.joachin@gmail.com

 

Hace un tiempo escribí un artículo sobre cómo los niños aprenden mucho más jugando con instrumentos domésticos que con juguetes carísimos. A partir de ello surgió en mí la inquietud de estudiar y aprender más sobre el método Montessori. Fue una especial coincidencia encontrar a ASED, Asesoramiento Educativo y Método Montessori Guatemala, en donde pude tomar un breve pero útil curso sobre cómo trabajar en casa actividades con nuestros hijos bajo el método Montessori.

Algunos principios esenciales:

  • El primer principio que debemos tener en mente es velar porque el niño sea autónomo. Todo nuestro trabajo (en Montessori a jugar se le llama trabajar) con ellos debe ser orientado a desarrollar y construir sus habilidades y destrezas.
  • Hacer saber y sentir al niño que él tiene control sobre su propia vida. En lugar de imponerle le daremos opciones limitadas.
  • Realizar juegos con movimiento y con uso de los sentidos.
  • Proporcionar actividades que los niños disfruten y encuentren estimulantes, de esta manera aprenderán mejor y estaremos fomentando un amor por el aprendizaje en general.
  • Limitar los premios lo más posible. Las recompensas externas no proporcionan la misma satisfacción que la autoestima y el sentido de logro.
  • Propiciar un ambiente con sentido, lo más real posible. De esta manera el aprendizaje se realiza mejor.
  • Mantener todo en su lugar, son estas las mejores condiciones para retener y almacenar los conocimientos adquiridos.
  • Respetar la mente y el espíritu del niño. Esto es la clave de por qué nosotros los padres somos los perfectos educadores Montessori para nuestros hijos.

8 Pasos básicos para trabajar Montessori en casa:

1. Definir un espacio
Determinar cuál será nuestro espacio Montessori, puede ser el cuarto de juegos o la habitación del niño.

2. Definir objetos
Poco a poco ir reuniendo el material necesario, puede ser comprado o incluso elaborado por nosotras mismas, en Pinterest hay muchas ideas. Mucho incluso puede ser el que ya tenemos. Es básico que usemos objetos reales. Sí, incluso platos de cerámica y vasos de vidrio, o si son muy pequeños, podemos ponerles de los de melanina, que luzcan lo más reales posible.
3. Crear rutinas
Establecer un plan diario sobre cuándo será el tiempo de “jugar a lo Montessori”. Un niño de 2-3 años necesita dos hora de juego con objetivo al día, un niños de 4-6 años sería excelente que tuviera 4 horas de juego con objetivo diario.
4. Imaginar la perspectiva del niño hacia el mundo
Tratar de ponernos en sus zapatos, imaginar sus dudas, maravillarnos con los procesos de la vida, descubrir su visión.
5. Ser amables
No solo con nuestro hijo o hija sino con nosotras mismas, no sentirnos culpable por la media hora o la hora de televisión, no exigirnos ser perfectos.

6. Deshacerse del desorden
Todo debe tener un lugar designado. Al terminar de utilizarlo debemos guiar al niño para que dejemos el material que hemos utilizado en su sitio. SI es muy pequeño para hacerlo, lo haremos nosotros, le estaremos modelando el orden y le estamos mostrando la imagen terminada.

7. Llevar todo a la parte baja
Las estanterías y demás mobiliario, por ejemplo la cama del niño, las mesas y sillas, todo debe ser acorde a su tamaño. Que sean capaces de alcanzar los juguetes que desean ellos mismos, incluso los gateadores: para ellos lo recomendable son estanterías de 35 cms. de alto.

8. Aprovechar la oportunidad para crecer juntos
Lo más importante es que no nos limitemos diciendo “porque soy adulta yo ya no tengo nada que aprender”. Con nuestros hijos aprendemos a diario y tal vez sin darnos cuenta.

Si te interesó este articulo sobre educación Montessori, te recomendamos también este.