Las señales de bullying, reconócelas y haz algo /

2017.05.15

 

Por Nancy Enríquez de González
Psicóloga infantil
Kiddo Center

Como padres y madres nos encontramos en una etapa de incertidumbre ante las constantes noticias de acoso escolar que cada vez están más cercanas a nuestros hijos. Lamentablemente las reacciones de los niños y jóvenes afectados por la situación de acoso escolar cada vez son más agresivas, poniendo en peligro la integridad no solamente del agresor sino también de los que están alrededor.

Cuando escuchamos las reacciones de los padres de niños victimas de bullying, la mayoría coinciden con que nunca se dieron cuenta que su hijo era sujeto de acoso. Esto no tiene que ver necesariamente con desinterés de los padres o falta de cuidado, las raíces vienen muchas veces de etapas de la niñez temprana cuando no le dimos al niño la oportunidad de expresar cada una de sus emociones y hacerle sentir que serían escuchados por los adultos en cualquier situación de su vida.

Es importante que como padres observemos señales de alerta que pueden indicarnos que nuestro hijo esta siendo víctima de acoso:

1. Cambios de humor repentino, se muestra pensativo, temeroso o nervioso. Responde de forma agresiva ante requerimientos de padres o maestros.
2. Disminución del apetito sin justificación.
3. Aislamiento, no muestra interés por encontrarse con otros niños de su edad, se encierra en su cuarto, no quiere ir al colegio.
4. Problemas en el rendimiento escolar, no tiene interés por hacer tareas o por actividades del colegio.
5. Pesadillas, insomnio, llora con facilidad.

Que podemos hacer como padres

1. Observar cualquier señal de alerta que puede indicarnos que algo le pasa a nuestros hijos.
2. Revisar sus redes sociales, cuadernos, correos electrónicos en donde nuestro hijo pueda recibir algún mensaje de acoso. (Recordemos que las edades para usar redes sociales es después de los 13 años, no antes)
3. Conocer a su grupo de amigos, compañeros de clase, involucrarse en actividades escolares donde pueda observar las conductas sociales que tiene su hijo.
4. Abrazar, besar, mostrar cercanía física con su hijo para nutrirlo de un contacto físico que le brindará confianza y seguridad, en el caso de los adolescentes buscar un acercamiento físico aceptado por el chico.
5. Mostrar interés ante cualquier emoción que muestre su hijo. Darle la seguridad que todas sus emociones son valiosas y puede expresarlas en casa en el momento que necesite hacerlo.

Que puede hacer el colegio

Muchas veces los niños no denuncian que son víctimas de acoso o que han sido testigos de el por el temor que los acosadores provocan. En el caso que los niños que son testigos tienen temor de denunciarlo para no convertirse ellos en las nuevas víctimas, por eso es muy importante la confidencialidad y la confianza que el colegio debe dar a los niños para que puedan sentirse protegidos.

Algunas sugerencias pueden ser:

1. Colocar un buzón en donde los niños pueden pedir ayuda o denunciar el bullying sin necesidad de exponerse
2. Tomar en serio e investigar cualquier señal o denuncia que evidencie que un niño está siendo objeto de acoso.
3. Brindar apoyo tanto a la víctima como al acosador, ya que los dos necesitan atención y apoyo. El acosador muchas veces únicamente está replicando una conducta que está recibiendo en alguna parte.
4. Hablar con claridad a todos los niños acerca de la importancia de denunciar el bullying.
5. Crear grupos de liderazgo en los niños que brinden apoyo a niños que están siendo víctimas de bullying.

El acercamiento que tengamos como padres de familia resultará importante aunque no tengamos la certeza que nuestro hijo sufra acoso. Solamente la confianza que el niño sienta en cualquier momento de su vida le hará sentirse seguro de buscar ayuda en el momento que lo necesite.

Por último recordemos que la responsabilidad no es exclusiva del colegio en los casos de acoso, los padres tenemos que fomentar la comunicación con nuestros hijos para que ellos se sientan en la confianza de decir cuando algo les molesta. Nada es mas importante que la salud emocional de nuestras familias.

Si crees que tu hijo está siendo víctima de acoso escolar comunícate con nosotros para poder acompañarte en este proceso.