La importancia de los cursos de paternidad /

2016.01.14

 

Natalie Gutowski
neurofeedbackguate@gmail.com

 

Es muy bien sabido que no existe un manual para ser padres, sin embargo hay programas para padres que son una herramienta extraordinaria que, pocas veces aprovechamos por miedos, desconocimientos o tabúes.

Como psicóloga, he observado con frecuencia el deseo de ayudar a nuestros hijos y de buscar ayuda profesional para ellos, en casos de crisis o simplemente para complementar su desarrollo. Sin embargo he visto un rechazo importante cuando se propone a los padres que asistan a un programa de padres. No voy a negar que como madre pueda entender algunos tabúes que existen pero creo que es importante romperlos, por el crecimiento de nuestros pequeños y por el pleno disfrute de la maternidad. Creemos que asistir a un programa de paternidad significa que no sabemos cómo ser padres. El asistir a un programa de padres no se debería dar porque creemos que somos malos padres o porque creemos que no somos capaces, se debería dar como una herramienta más para el crecimiento personal y familiar. Es simplemente una búsqueda de ser mejor, de especializarnos y de desarrollarse. Los padres somos el pilar de la casa y un componente y una influencia vital en la vida del niño y nuestra labor es determinante para el desarrollo óptimo de nuestros hijos.

Vivimos rodeadas de opiniones sobre cómo debemos manejar las situaciones de crianza. Tantas ideas pueden provocarnos confusión e incertidumbre y caminamos en el camino de la maternidad sin certeza que lo hagamos correctamente. Un buen programa de paternidad nos ayudará a disipar cualquier duda. El profesional capacitado nos orientará en situaciones específicas de nuestra familia, respetando los valores, creencias y situaciones particulares de cada una. Nos enseñará a manejar las situaciones que son conflictivas, nos llevará a mantener una relación más armoniosa con los hijos y nos permitirá disfrutar plenamente de nuestros pequeños. Nos proveerá con herramientas nuevas siempre dentro de un ambiente de amor y cariño.

Uno de mis programas de paternidad favoritos se llama Triple P. Este es un programa de paternidad positiva que se aplica en muchísimos países (incluida Guatemala) y con innumerables historias de éxito. Ayuda a los padres a comprender el desarrollo infantil y al manejo de conductas, basándose siempre en la buena comunicación y en la atención positiva.

En Guatemala, este tipo de programas son poco conocidos, sin embargo son un gran regalo para nuestros hijos y para nosotras mismas. Pequeños cambios adecuadamente orientados pueden generar transformaciones importantes dentro de casa, haciendo de la maternidad una tarea mucho más sencilla. Nos ahorra tiempos de conflicto permitiéndonos más tiempo para disfrutar. El desconocimiento y los tabúes hacen muchas veces que esperemos a momentos de crisis para buscar hacer cambios, hoy quiero invitarlas a que nos anticipemos a las dificultades, nos capacitemos y les regalemos a nuestros hijos una maternidad positiva, estructurada y en armonía. Infórmate sobre los diferentes programas de paternidad y anímate a participar en ellos.