La cuenta bancaria emocional de nuestros hijos /

2015.03.10

Por María Jose Godoy de Joachin

¿Alguna vez has pensado en la cuenta bancaria emocional de tus hijos?

Te confieso, este concepto tampoco había tomado forma en mi cabeza, hasta que tuve la oportunidad de asistir a uno se los maravillosos seminarios de pareja de Proyecto Persona. En éste, Manola de Pieters hablaba de la importancia de hacer “depósitos” constantes en la cuenta bancaria emocional de nuestra pareja como una medida de acercarnos al otro. Esto me llevó a reflexionar sobre cómo nos preocupamos por comenzar desde la temprana edad de nuestros hijos a “hacer un guardadito” para asegurar poder costearles una educación posterior y cómo a veces olvidamos hacer depósitos emocionales que aseguren un vínculo cercano, profundo y sano entre nuestros hijos y nosotros. ¿Es que acaso no vale la pena invertir en su relación con nosotros? Representamos su afecto más cercanos hasta por lo menos la adolescencia y con nuestro trato modelamos el comportamiento a seguir en su relaciones en todos su ámbitos de desarrollo: familiar, escolar, social, etc. Si nuestro hijo nos ve tratarle con respeto, cariño y consideración a él y a sus hermanos, también él seguramente tratará de la misma forma a las personas con las que se relacione.

Algunos tips para no caer en número rojos en esta importante relación:

Ahorremos para los tiempos difíciles
A lo largo de toda relación siempre habrán etapas difíciles. Con nuestros hijos no será la excepción: los terribles dos, la entrada a la adolescencia, etc. Sin embargo, algo que debemos tener muy claro es que cuando nos sentimos aceptados es cuando finalmente podemos cambiar aquellas cosas que necesitan ser modificadas. Si hemos construido un sólido vinculo con nuestros hijos, si se saben amados y se sienten aceptados, estarán en posición de acoger de mejor manera las correcciones que necesitemos realizarles.

Mantengamos un almacén lleno de buena voluntad
Algunas mamás usamos el famoso “Coriliín” para resolver la mayoría de los problemas de salud de nuestro hijos, que si le pica algo, que si le duele algo, que si tiene fiebre, que si le molestan los dientes… Y funciona! El 90 % de las veces los síntomas se resuelven. El equivalente al Corlilín en los problemas de relaciones es la buena voluntad. Esto nos permitirá tolerar nuestras diferencias y entender sus cheques sin fondo.

Promovamos una política de cero negativismo
Es importante que como padres seamos capaces primero que nada de identificar las fortalezas de nuestros hijos, sus mejores cualidades y en qué actividades se destaca. Luego debemos entrenarnos también en hacérselos saber, alabando y reconociéndoles estas áreas fuertes, para posteriormente apoyarles para seguirlas desarrollando y generalizando en las demás áreas.

Hablamos en su lenguaje y depositemos en su moneda
El famoso libro “Los cinco lenguajes del amor” (en su versión de parejas o para los hijos o incluso para los solteros) Gary Chapman establece que las personas si bien podemos gustar de varias formas en que se nos expresan afecto, tenemos una manera o lenguaje principal que cuando el otro lo habla nos hace sentir especialmente amado. El principal lenguaje de amor de tu hijo puede ser:

– Actos de servicio: Alguna ayuda o atención especial.
– Toque físico: Abrazos, besos, palmadas, incluso “luchitas.”
– Tiempo de calidad: Momentos realizando actividades compartidas.
– Palabras de afirmación: Felicitaciones, reconocimientos.
– Regalos: no por fuerza regalos que cuesten mucho dinero, sino recordatorios de qué pensamos en ellos, incluso notas o tarjetas o algo realizado por nosotros mismos.

Es indispensable dedicar un tiempo a analizar las expresiones verbales de tu hijo: qué es lo que tu hijo más pide (o de qué se queja que le falta) y observar su comportamiento: cuál es la forma en que tu hijo expresa su afecto. Analizar estas dos fuentes nos llevará a descubrir cuál es su lenguaje principal del amor, o sea, cual es la moneda en que debemos hacer los depósitos en su cuenta bancaria emocional. Si vamos al banco a depositar un cheque en Quetzales en una cuenta en Dólares, es imposible que podamos efectuar el depósito con éxito. Así mismo pasa con la cuenta emocional de tu hijo.

· María José Godoy de Joachin / Educadora