La cuchara en la alimentación y sus beneficios para el ... /

2015.06.11

Amanda Vides
consulta.amandavides@gmail.com

 

Cuando se inicia el proceso de alimentación en edades tempranas, es importante ofrecerles el uso de la cuchara, debido a que este utensilio proporciona grandes beneficios para el lenguaje oral. Los principales beneficios del uso de la cuchara en los niños son:

  • La “protrusión” de la lengua. Nos referimos al posicionamiento adecuado de la lengua dentro de la boca, específicamente, atrás de los dientes incisivos inferiores. Este adecuado posicionamiento, evita situaciones como respiración bucal (lo correcto es una respiración nasal) o presencia de babeo a causa de una lengua que está descansando sobre los dientes o se encuentra fuera de la boca en todo momento.
  • El control de mandíbula es una habilidad reforzada por la masticación de alimentos, que aporta fuerza y estabilidad a los músculos de esta área. Esta destreza se inicia entre los 5-7 meses de edad, que es aproximadamente el tiempo en que el bebé comienza a sentarse sin apoyo.
  • Cierre y fuerza labial: son destrezas fundamentales para emisión de los sonidos M, P, y B en el leguaje, favorecen la masticación con la boca cerrada y la reducción de babeo por permanecer con la boca abierta. Además, cuando se trabaja la fuerza y el cierre labial, se estimulan los músculos orofaciales como los maseteros, bucinadores y risorios (ubicados en las mejillas), que intervienen en el habla.
  • Y sobre todo, a nivel de desarrollo, el uso de la cuchara impulsa la independencia de los chicos, ya que muchas veces, ellos desean empezar a utilizar la cuchara por sí mismos, estimulando así, habilidades motoras finas que se requieren para la escritura.

La cuchara adecuada
Podemos encontrar en diferentes tiendas, una variedad de cucharas, pero no todas son ideales cuando se administra la cuchara por primera vez en los bebés. Se debe tener en cuenta las siguientes características:

  • El material: debe corresponder a las características sensoriales a nivel oral de cada niño. Para chicos con características hiposensibles (que se les dificulta reconocer estímulos o tienen sus músculos flácidos) se recomiendan cucharas de plástico duro o cucharas metálicas, para que la cuchara proporcione mayor sensación y percepción en la cavidad oral. En casos de chicos con hipersensibilidad (que reaccionan alto a los estímulos o evitan texturas), se utilizan cucharas más suaves que pueden ser de goma o flexibles para que no consideren que la alimentación es una actividad invasiva en su boca.
  • El tamaño: debe ser acorde al diámetro de la boca, esto es fundamental en bebés.
  • La forma: hacemos énfasis en el cuenco de la cuchara (espacio donde se deposita el alimento), debe ser poco profundo, para que el alimento esté a la altura apropiada y se tome con los labios.

Otros datos de interés

  • Es importante cuidar la limpieza de la nariz del bebé antes de comenzar a alimentarlo, para que pueda respirar por ella y comer sin fatigarse.
  • Los pies del bebé, deben estar firmes en el piso o en otra superficie que lo estabilice, y el cuerpo debe lograr idealmente un ángulo de 90° en la pelvis, rodillas y tobillos.
  • La persona encargada de alimentarlo debe situarse en frente, o ligeramente a un lado, y siempre a la altura del bebé, debido a que en esta posición, es más fácil manipular la cuchara, facilitar el contacto visual y la comunicación.
  • Cuando lo estas alimentado, la introducción de la cuchara en la boca debe ser en dirección horizontal sobre la lengua, para que él retire los alimentos de la cuchara con son sus labios.
  • Al sacar la cuchara de su boca, se debe realizar de la misma manera horizontal, hacia el adulto, nunca debe ser en dirección a su nariz.
  • Evita limpiar la boca con la cuchara para quitar los excesos de comida, más bien motivemos al bebé a sacar su lengua para la dirección de los excesos, para que él retire la comida al mismo tiempo que ejercite movimientos con la lengua.

¡Son muchas las formas en que podemos apoyar el lenguaje de nuestros chicos en casa!