La cena ideal para la familia /

2016.06.28

ISABELORELLANA

Isabel Orellana de Chang
isabel@imbacktobasics.com

 

En la noche el cuerpo se prepara para descansar y regenerarse. Eso implica que ciertos procesos como la digestión son afectadas. Es por eso que en la noche deberíamos comer una cena más liviana.

El ejemplo perfecto es una sopa de verduras licuadas a base de caldo de pollo de patio. Esa combinación de vitaminas y minerales nutre nuestro cuerpo y nos permite descansar bien dado que el cuerpo ya no tendrá que trabajar tan duro en digerir los alimentos ingeridos. El caldo de huesos a demás es curativo para el tracto digestivo.

Podrás decir que una sopa no te llena pero puedes consumir más sopa sin problema. La idea es apoyar el cuerpo a descansar bien y así reducir problemas como él reflujo y problemas con la digestión. El cuerpo se acostumbra rápidamente a un nuevo régimen. Pruébalo y verás.