Juguetes para estimular su imaginación /

2017.06.14

Cuando nos convertimos en padres, nace en nosotros una necesidad de brindarle a nuestros hijos la mejor educación. Pasamos horas, días y semanas enteras buscando las mejores opciones en juguetes que los entretengan, los diviertan y los eduquen. En esa intensa búsqueda, es posible que perdamos el enfoque y terminamos comprando o los que están de moda, los que se ven cool y los que “prometen” ayudarnos en su aprendizaje; saturamos el cuarto de los niños con juguetes de plástico, electrónicos y de baterías que los entretienen –por un momento- pero, a excepción de algunos, no necesariamente aportan esa dosis de aprendizaje que necesitan para estimular su imaginación durante esta etapa tan importante.

El error más común que cometemos, es creer que mientras un juguete tenga más botones, más luces y más sonidos, los niños aprenderán más fácilmente y resulta que no siempre es así. Para que un niño estimule su imaginación y su libertad creativa, necesita precisamente eso: imaginar.

Una excelente opción para lograrlo son los juguetes de madera. Además de ser diferentes y simples, son sensoriales, estimulan de forma natural el tacto y el olfato, no usan baterías ni emiten sonidos pregrabados por lo que ayudan a que los niños aprendan a crear sus propios sonidos, historias y hasta imitar voces, y es que, la finalidad de un juguete educativo es que el niño aprenda mientras se divierte, por lo que no hay que olvidar que el juego es parte de su propio método para procesar experiencias y definir emociones; por eso, mientras menos mecanismos y funciones tenga un juguete, es mejor. La recomendación de los expertos es comprar juguetes con los que pueda armar, construir, modelar o ensamblar.

Cuando compras juguetes de madera, puedes estar segura que durarán para siempre –si están bien hechos-, ya que este material dura más que el plástico y son de mejor calidad, resisten a los golpes, al agua y son más fáciles de limpiar aumentando de esta forma su vida útil; además es un producto ecológico, hipoalergénico y no tóxico.

Otra de las características más notorias y determinantes al momento de elegir un juguete de madera, es que ahorras, ¡sí, ahorras un montón! porque no necesitarás reemplazar las baterías cada cierto tiempo y con eso estarás colaborando a cuidar al planeta. Estamos además coleccionando piezas heredables, que pueden servir a más de uno en la familia.

Al final, la clave de escoger un buen juguete –ya sea de madera o de plástico- está en conocer todas las características y beneficios de cada uno, ya que al encontrar ese equilibrio, sabremos cómo proporcionarle a nuestros hijos una herramienta de juego tan valiosa y enriquecedora como lo es un juguete educativo.

 

Por Alberto Osegueda
Fundador Cubocú Toys

Facebook: Cubocú Toys – Instagram: @playcubocu