Hemorroides en el Embarazo y Posparto: Cómo evitarlas... /

2016.02.09


Marco Bocaletti

m.docboca@gmail.com

Las hemorroides son venas que se encuentran en el recto. Existen 2 tipos: internas (mantienen un 10% de la continencia normal), y las externas las cuales carecen de algún aporte funcional. Cuando las hemorroides se inflaman pueden ocasionar comezón, inflamación, pocas veces dolor y en algunas ocasiones sangrado durante las evacuaciones. A esto se le conoce como enfermedad hemorroidal.

La Sociedad Americana de Colon y Recto de 2010 establece como la causa que predomina para la inflamación del las hemorroides es el estreñimiento, asociado o no a alteraciones en los hábitos evacuatorios (ej. síndrome de intestino irritable). Es por esto que si queremos eliminar los síntomas de la enfermedad hemorroidal el paso inicial debe centrarse en mejorar la forma en la que evacuamos.

En embarazadas la frecuencia de aparición de enfermedad hemorroidal se aproxima a 25-35%. (Abramowitz et al. 2002) Siendo de predominio en el 2º y 3er trimestre del embarazo hasta en un 85%. En el postparto la cifra se mantiene en un 8-24% (durante los 3 primeros meses); 24% (3-6 meses) 15-16% después de 6 meses. (Borders, 2006)

En el embarazo los factores que predisponen a desarrollar la enfermedad hemorroidal son tanto mecánicos como hormonales. La primera condición se debe a que el útero en crecimiento ejerce presión sobre las venas de la pelvis, y como consecuencia, aumenta la presión sobre las venas debajo del útero y hace que se dilaten o ensanchen más.

La segunda condicionante se debe a un incremento de la hormona progesterona durante el embarazo la cual hace que se relajen las paredes de las venas y es por eso que se hinchan con mayor facilidad. Se suma a ello el efecto de enlentecimiento sobre el movimiento intestinal de la progesterona, propiciando así al estreñimiento.

En el posparto el esfuerzo prolongado durante el parto espontáneo y partos asistidos vía vaginal predispone al desarrollo de enfermedad hemorroidal. Una segunda fase de parto prolongada es un factor de riesgo para la formación de hemorroides. Aunado a esto, en ocasiones, el tipo de anestesia (ej. epidural) puede provocar retardo en la evacuación.

Recomendaciones para evitar o disminuir los síntomas de la enfermedad hemorroidal en embarazo y en el pos-parto:

  • Si ya eres una persona que sufre de estreñimiento inicia con una dieta rica en fibras (que incluya abundantes granos de trigo, frijoles, frutas y vegetales). La ingesta deseable para mujeres embarazadas y en período pos-parto es de 20-35 g/día o cerca de 10-13 g/1000 kcal.
  • Bebe abundante cantidad de agua (2 a 3 litros de agua por día), recuerda que ya pierdes en agua en la orina, el sudor y la lactancia, por lo que hidratarse más es escencial.
  • Haz ejercicio aeróbico de tipo yoga prenatal (no menos de 3 veces por semana)
  • Al término de tus 40 días pos-parto puedes iniciar paulatinamente cualquier tipo de ejercicio aeróbico habiéndole consultado primero a tu médico. ?3. No estés demasiado tiempo sentada en el escusado porque esto hace que ejerzas presión sobre la zona.?4. Evita estar sentada o parada por largos periodos de tiempo.
  • Si tienes estreñimiento, pregúntale al médico si es necesario tomar un suplemento de fibras o algún medicamento para ablandar las heces.

¿Cuándo consultar al médico especialista en Colon, Recto y Ano?
Cuando a pesar de seguir las instrucciones previas aún persisten los síntomas de dolor, sangrado, comezón, sensación de “masa” al evacuar o al limpiarse.