Guía básica de seguridad en el carro /

2018.04.05

Platicamos con Jade Parker, creadora de Baby Steps First Aid, enfermera pediatrica de emergencias y educadora apasionada por compartir información sobre salud, seguridad y primeros auxilios infantiles. Su entrenamiento comenzó en Australia y lleva más de 10 años trabajando alrededor del mundo en el campo de las emergencias pediatricas. Su misión es compartir la información más reciente y actualizada con padres y cuidadores.

En esta ocasión le preguntamos sobre un tema que nos inquieta, del que se habla bastante pero no estamos seguras que todos los padres compartamos la información correcta y en pos de la seguridad adecuada para nuestros wiros.

Jade: “Soy australiana y antes de estudiar enfermería, tenía la impresión que Australia estaba bastante regulada en cuanto a la seguridad de los niños, el uso de sillas para carro, prevención de accidentes caseros y en espacios públicos. Pero fue hasta después de trabajar en las salas de emergencias alrededor del mundo, y ver casos que pudieron ser prevenibles, que me di cuenta de por qué algo como reforzar las reglas para usar un cinturón de seguridad es tan importante para un país.”

La seguridad de los niños en los vehículos es uno de los temas que han sonado bastante. Los niños deben estar debidamente sentados y abrochados según su edad y peso. TODO el tiempo deben tener su cinturón de seguridad y no deben de sentarse en frente hasta que tengan 12 años o más, dependiendo del país.

La mayoría de los padres suelen ser muy buenos para asegurarse de que sus hijos estén bien sujetos, pero una vez que los niños crecen un poco, los padres pueden pensar que un asiento y un simple cinturón de seguridad son suficientes cuando, de hecho, los niños deben pasar de una silla de carro (car safety seat) a un (booster seat) hasta que cumplan 12 años o alcancen los 150cm de altura. Esto es porque a la hora de un impacto/ accidente, los niños pueden ser lastimados o pueden morir si no están debidamente asegurados. El asiento trasero es el lugar más seguro de todo el carro y no se recomienda que un niño viaje en el asiento delantero hasta que cumpla los 13-15 años de edad.

Agradecemos a Jade por recordarnos la importancia de comunicar esta información. Recopilamos estos facts para que todas hagamos una revisión consciente de lo que estamos haciendo para la seguridad de nuestros wiros dentro del carro.

¿Sabían que podemos elegir entre cuatro tipos de silla? Las que van viendo hacia atrás, las que van viendo hacia adelante, las que se convierte y los booster seats.

¿Cuándo usar cada una? Es ideal que por lo menos hasta los dos años, los chicos siempre vayan viendo hacia atrás. Después de los dos años (aunque algunos países dicen que hasta los cuatro años) pueden cambiarse a una silla que vaya viendo hacia adelante. Las sillas que pueden convertirse y utilizarse en ambas direcciones nos ahorran dinero y evitan tener que cambiar de silla en este momento, lo importante es revisar que los bebés menores de un año, sobretodo los recién nacidos, queden bien asegurados. Una vez los niños alcanzan los 144 cms de altura pueden pasar a booster seat  hasta los 8-12 años. A partir de eso ya pueden utilizar los cinturones del carro, pues es a esa edad en que el cinturón ya no les queda en ninguna parte suave de su cuerpo si no en los huesos, el cinturón siempre debe pasar sobre un hueso para asegurar máxima protección. (Fuentes: safecar.gov, healthychildren.org)

Lo más importante es evitar estos cinco errores comunes que en algún punto, todos hemos cometido:

1. Cambiar la dirección de la silla muy pronto. Como lo mencionamos antes, es importante mantenerlos viendo hacia atrás por lo menos hasta los dos años (preferiblemente por más tiempo). Esto para evitar que su cabeza y su cuellos reboten en caso de una colisión, lo que puede resultar en lesiones muy graves a su columna.

2. Cinturón enrollado o muy flojo. Siempre revisar que los cinturones no estén enrollados en ningún punto y que estén pegados a su cuerpo lo suficiente para que no quede nada entre tus dedos si los pellizcas.

3. La posición del clip del pecho. Es muy común que no revisemos que el clip del pecho esté a la altura recomendada, a nivel de las axilas. En caso de accidente los niños pueden salirse de la silla si no está ubicado correctamente.

4. Mucha ropa. Si hace mucho frío es mejor taparlos luego de asegurarlos. En caso de colisión el colchón que hace la ropa se traduce a cinturones flojos.

5. Silla descontinuada. La mayoría de sillas expiran luego de seis años. Después de ese tiempo, el desgaste del plástico compromete la seguridad. Es importante revisar la fecha de vencimiento de la silla o llamar al fabricante. De igual forma, si estás considerando una silla de segunda mano es importante asegurarte de su procedencia, por ejemplo, si una silla ya ha estado en un accidente, los fabricantes recomiendan descontinuarla.
(Fuente:babycenter.com/baby-car-safety)

Si tienes alguna otra duda nos encantaría ayudarte a resolverla, puedes dejarla en el área de comentarios o escríbenos a cosas@cosasdewiros.com