Ese día tan esperado que al mismo tiempo no quería que ... /

2016.05.30

Llegó ese día… a lo mejor con los mismos nervios que el primero, sólo que ahora es el último. El último día de madrugar, de manejar en la oscuridad, de decirle buenos días a mis compañeros antes que a mi propia familia, de sentarme en el escritorio y dar las noticias con las que muchos guatemaltecos empiezan su día.

Llegó el fin de este ciclo, ese día tan esperado pero que al mismo tiempo no quería que llegara. Esa mezcla de sentimientos que siempre le invaden a uno cuando se aproxima un evento tan importante, como lo es para mi, dejar mi segunda casa, ese hogar que me ha visto crecer por 13 años.

Cuando me preguntan “Cómo estás? Cómo te sentís?”, me cuesta contestar. Por un lado estoy feliz de ahora poder despertar con los míos, pero triste de ya no ver a mi otra familia.

Pues si algo tiene Viva la Mañana es esa capacidad de inmediatamente convertirnos en familia desde el dia uno, no importando si llevamos apenas unos meses o varios años de conocernos… eso es lo que extrañaré. Esas pláticas entre noticia y noticia que le dan sentido a todo: Pedro me cuenta de sus dolores de espalda, Christa acerca de sus preparativos de boda, o miro a Loraine planear su próxima aventura… eso extrañaré.

Las mil y una ideas e intentos de María Renée x ser una empresaria, o gozarme cómo Ricardo le encuentra parecido a cualquiera y para todo tiene una historia de su tía. Extrañaré las llamadas de atención de Julio: menos celular y más platica, enseñándome a disfrutar aún más los momentos que muchas veces pasamos por alto. El “que Linda se mira hoy” de Alejandro, las ocurrencias de Fredy, el confíe en mi de Wicho, o la risa contagiosa de la Meli…me harán falta.

Por eso tomo este espacio como mío y aprovecho para agradecerles a Uds. que me leen, el haberme permitido entrar a sus hogares por medio de la televisión.

A los que estuvieron y a los que están los llevo en el corazón. En 12 años cuántas cosas y personas han pasado. Todas y cada una de ellas han dejando algo en mí:

A Ricardo mi jefe, mi mentor pero sobre todo mi amigo. Gracias por tanto! Lo he dicho muchas veces y lo repito: gracias por creer en mí incluso más de lo que yo misma he creído. Aprendí de Ud. por medio del ejemplo y en medio de incontables carcajadas.

Mi Verito, esa amiga incondicional que siempre quise y que Diosito me la envió en forma de compañera de trabajo. ahora me toca a mí seguir viéndote brillar en la TV.

María Renée, no sólo te admiro como profesional, sino también como mamá y ser humano. Seguí compartiendo tu sencillez que tanta falta nos hace.

Christa tu fé, amor a Dios y la familia me lo llevo como ejemplo.

Loraine sos guerrera invencible, llegarás por eso muy lejos.

Pedro, mi vecino listo para dejar esos nervios y sacar lo mejor de Ud.

Julio, me quedo con las ganas de seguir conociendo a ese buen ser humano que en sólo unos meses me ha dado oreja y hombro. Espero podes seguir alimentando esa idea que tengo de Ud.

Mi Vero y Vitty, como siempre digo, no sólo me arreglaban el pelo y la cara sino sabian perfectamente cómo arreglarme el corazón cuando lo necesitaba. Las quiero y admiro.

Tono y Torres, compañeros de batallas por más de 13 años. Su profesionalismo y cariño nos han hecho brillar muchas veces juntos.
Verita, nunca salí de tu oficina sin una solución o por lo menos una buena carcajada…gracias.

No podría mencionar a todos, pues son muchos y me siento en la entrega de los Oscar donde la música empieza a sonar y yo me tengo que despedir. Pero si leyeron hasta acá y se siguen preguntando porque lo hago? Pues es por el simple hecho de ya no querer privarme el despertar de mis hijos y esposo únicamente a sábados o domingos. Una decisión difícil de tomar pero sé que es la correcta. Por eso me quedo con la frase que constantemente me repite mi esposo: Sabes lo que estás perdiendo pero no tenés idea de lo que estás ganando. Y yo estoy segura que nada puede competir con ver esos ojos despertar cada mañana…

image

elblog-anitza