Escogiendo el primer colegio /

2016.04.12

 

Por María José Godoy de Joachin

El calendario en la agenda de mi hijo dice que el primero de abril inicia el ciclo de admisiones. En la mayoría de colegios las pruebas y proceso de admisión también están por iniciar. Esto me ha recordado que en estas vueltas andaba yo hace un año. Además he leído que varias mamás en el grupo de fb comparten la inquietud de cómo escoger el primer colegio de sus peques. Así que acá les comparto algunas ideas para analizar.

Esta es una de las decisiones más difíciles de la vida, va tercera en la escala de importancia luego de “¿Me quiero casar?” Y “¿Quiero tener hijos?”

¿En qué colegio inscribo a mi hijo? Es sin duda una interrogante que nos roba el sueño. Para ello es indispensable que primero hayamos considerado dos puntos: La opción de educarle en casa y la edad de inicio.

Educarle en casa no es comúnmente una opción en nuestro país, pero es sin duda una opción válida. Así mismo, la edad ideal para comenzar el colegio varía dependiendo de las necesidades de la familia y el nivel de madurez del niño. Sin embargo, los especialistas en crianza como el famoso pediatra español Carlos González, recomiendan que de ser posible un niño sea escolarizado cuando es capaz de hablar y expresar sus necesidades, gustos y disgustos e idealmente haya aprendido a ir al baño por sí solo, esto con el objetivo de preservar su seguridad personal.

SI la decisión está tomada, y el niño será escolarizado, estos son algunos puntos a tener en cuenta al escoger el primer colegio:

Acorde a los valores familiares:
Esto abarca desde el estilo de ver la vida (de forma más conservadora o más libre; hasta el credo que profesamos). Haber escogido un colegio que va de la mano con los valores que como padres poseemos va a ahorrarnos a nosotros muchos dolores de cabeza y a nuestros hijos confrontaciones innecesarias. Por otra parte será más fácil de interiorizar dichos valores en los niños pues serán apoyados en conjuntos por el centro educativo y el hogar.

Acorde al presupuesto familiar:
Pondríamos en nosotros como padres una carga psicológica innecesaria que obstaculizaría el buen desarrollo de nuestro hijo al escoger un colegio demasiado costoso para nuestro presupuesto. Un hijo que ve que sus padres realizan un esfuerzo sobre humano para pagar una colegiatura tiene sobre él una presión para la perfección y aunque no lo demostremos verbalmente el niño lo notará. También es importante tener en cuenta que un colegio acorde a nuestro presupuesto nos permitirá rodear a nuestros hijos con compañeros con un estilo de vida similar, evitando las dañinas comparaciones en cuanto a vestimenta, juguetes y lugares de vacacionar.

Acorde a la personalidad del niño:
Esto incluye un colegio con pocos niños por aula, si vemos que nuestro hijo se desarrolla mejor en ambientes pequeños, o podemos optar por uno más grande si nuestro pequeños es extrovertido y sociable. Un lugar donde dan mucha importancia a la rigidez de las normas y las rutinas no es una buena opción para un niño demasiado activo y que ha crecido libre en casa.

Finalmente, solo puedo decirte: Confía. En lo profesores del establecimiento educativo que escogiste, atenderán a tu hijo de la manera más profesional y humana. En ti misma, superarás la depresión post escolarización (puedes leer más sobre este tema dando click acá) y terminarás aceptando que el pichón ha crecido. En tu hijo, no todos los niños lo presentan, pero si sí, superará la ansiedad por la separación luego de algunos días o semanas.

· María José Godoy de Joachin / Educadora