Es que no tengo tiempo… soy ma /

2018.02.01

Por Ana Lucía Funes de Porres

Muchas veces he oído esa frase en mi cabeza… “no tengo tiempo, los nenes no me dejan”. Y cuando tienes el deseo de tomarte un tiempo para ti y de realizar ejercicio ¿Cuántas veces te has dicho eso a ti misma o se lo has expresado a alguien más? Te aseguro que muchas veces.

Soy Ana Lucía, esposa, mamá de 2, maratonista y como dice mi Eli (5 años) –trabajo Hyland´s- la marca a la cual represento en Guatemala. Desde que quedé embarazada de mi primera hija, uno de los temores como madre primeriza era no tener tiempo para mí, para trabajar, para hacer lo que me apasiona, correr. Sin embargo, cuando ella nació, mi mundo cambió. Me decía a mí misma que debía esforzarme por ser cada día mejor, alguien me observaba día y noche. Así que decidí organizar mis horarios a manera de poder darle tiempo a mi esposo, a mi hija, a mi trabajo y a mis hobbies. Al tener una agenda, un tiempo estructurado, ocho meses después de haber tenido a mi hija, en el 2013 corrí mi segunda maratón de Chicago. Un año después la maratón de Orlando y unos meses después quedé embarazada de mi segundo hijo, Adrián, con quien 1.6 años después corrí la maratón de Berlín el pasado Septiembre.

 

Muchas personas me preguntan, ¿cómo hago? Entre casa, esposo, hijos y trabajo… todo se ve complicado (y sí que lo es). Hay momentos en que quiero (literalmente) salir corriendo, pero mi objetivo es otro. Que mis hijos puedan ver en mí, que cuando te propones algo debes luchar por ello, ser consistente y finalizarlo, no importando cuánto tiempo te tome hacerlo. Así que esta vez quiero compartir contigo: esposa, mamá, ama de casa, deportista, soñadora… estos tips para poder iniciar un 2018 espléndido y que te puedan ayudar a llevar a cabo tus metas, sean cual sean:

 

1. Ponte una meta: Nunca empieces sin un objetivo. Trata siempre de colocarte una meta y de tener un plan. No importa si es pequeña o grande. En mi caso siempre trato de colocarme una meta al año, ya sea correr 21k o 42k. Y no solo la visualizo en mi cabeza. Imprimo un plan, lo coloco en mi refrigerador y cada día voy viendo como poco a poco la voy alcanzando.

2. Ponte metas cortas al principio: No empieces pensando que de la noche a la mañana serás una instructora de pilates o correras una maratón. Puedes empezar caminando 15 minutos, corriendo 2km o haciendo una rutina de ejercicios de 20 minutos. En el 2003, cuando inicié a correr mi primera meta fueron 5k en una reconocida carrera para mujeres. Así que me entrené para esa pequeña carrera. Para mi fue un gran logro, ya que a mis 21 años solo había sido la que “echaba las porras”. Fue hasta en el 2011, 8 años después, que corrí mi primera maratón.

3. Pide ayuda: Conversa de tus metas con tus seres queridos y pide ayuda para que logres alcanzarlas. Me considero bendecida de poder hacer lo que me gusta y que hayan muchas personas que me ayudan con los wiros. Mi esposo (con quien hacemos las maratones), mi mamá y hasta la chica que me ayuda en casa. Pero muchas pueden decir, yo no tengo esa ayuda. Entonces, siempre digo, para todo hay solución. Ahora encuentras en la web muchas clases en línea que puedes recibir. Yo sigo en línea a una instructora mexicana, Sisy Garza, con quien he aprendido a recibir clases en línea de pilates, HIIT y yoga. Así que, cuando el universo conspira para que yo no pueda salir a correr, me quedo en casa haciendo 30 o 40 minutos de este tipo de ejercicios. Me doy un tiempo para mi y sin salir de casa. Y si al estar recostada en el piso uno de tus hijos quiere jugar al caballito, úsalo como peso extra.

4. Involucra a tu seres queridos: soy de la idea que las metas, los retos y los obstáculos son más alcanzables o sobrepasables acompañadas. Asi que como te mencioné anteriormente, cuéntales a los que más amas o tienes confianza tus planes a corto y largo plazo. Deja que tus hijos puedan participar de los mismos, que tu esposo te acompañe a caminar/correr o bien, una amiga o tu mamá. Verás que todo fluirá mejor.

5. Independiza tus actividades y establece horarios: si vas a hacer ejercicio, haz ejercicio. Si vas a cenar con tu familia, cena con ellos sin pensar en nada más. Alejate del teléfono o la computadora si vas a disfrutar de tu familia, si vas a salir a caminar o a jugar al parque con tus hijos. Disfruta cada momento. Ya habrá tiempo para lo demás.

6. Haz oídos sordos al “no vas a poder”: Siempre habrá quien te diga que no lo lograrás, que no podras cumplir tu meta. Así que cuando lleguen esas palabras a tus oídos, ciérralos y sigue confiando en ti misma, en lo que tanto anhelas realizar. Desea tanto alcanzar esa meta que ella va a venir a ti.

7. Ámate y date un tiempo para ti: Esto es lo que muy pocas veces hacemos cuando tenemos esposo, hijos y trabajo. Así que este Nuevo Año, date un abrazo, al verte al espejo di, te amo! Una caminata de 15 minutos, un baño caliente, colocarte una mascarilla o un café leyendo tu libro preferido pueden hacer la diferencia. Como dicen por allí… mamá feliz, hijos felices.

 

Y este 2018 cree que todo es posible, que tus metas serán realizables y cuando quieras tirar la toalla… ¡anda, hazlo y que tus wiros la recojan para secarte el sudor!!