¿Eres una madre sobreprotectora? /

2015.09.22

Natalie Gutowski
neurofeedbackguate@gmail.com

 

Es típico de ser mamá cuestionamos constantemente sobre nuestro desempeño y estamos día a día tratando de ser la mejor madre para nuestros wiros. Sin embargo, muchas veces en nuestro afán por cuidarlos y llenarlos de amor caemos en el error de sobreprotegerlos. A continuación describo algunos de los errores más comunes de sobreprotección:

¿Intentas solucionar la vida de tu hijo: Eres una “súper mama” y cualquier situación que se le presente a tu hijo tu estarás allí para solucionarla por él?
El instinto de querer solucionar los problemas a los hijos es común pero al solucionarle sus problemas le estamos privando de crear y practicar sus propias capacidades de resolución de conflictos. Al resolver cualquier dificultad que puedan presentar nuestros peques les estamos robando oportunidades de crecer, de ser creativos y de aprender. Ayuda a tu hijo dejándolo vivir consecuencias de sus acciones, bríndale ayuda si crees que es una tarea demasiado demandante o difícil pero permite que sea él quien dirija y haga. Permite que descubra su propia capacidad de solucionar.

¿Haces cosas por ellos que ya deberían ser capaces de hacer solos?
A veces es más rápido si nosotras le damos su comida, o quizá se ensucia menos, o puede q vaya más combinado pero es importante fomentar la independencia e individualidad de tu hijo. Permítele y motívalo a hacer cosas de manera independiente, aunque no las haga perfectas aunque creas que no puede o que se va a frustrar. Enséñale a manejar la frustración y permítelo experimentar. Inculca y fomenta la independencia.

¿No dejas que se ensucie, lo sobre abrigas y lo sales corriendo si ves a un niño con mocos?
Los niños aprenden jugando, tocando, probando y sintiendo. Si tu hijo regresa sucio del colegio probablemente es seña que se divirtió y aprendió. No te preocupes por las manchas que existe el jabón pero el aprendizaje obtenido no se borrará. Permite que gatee en el piso, que pinte sin estructura, que experimente. Está bien que lo vistas acorde al clima, pero permite que alguna vez juegue bajo la lluvia y que salte en charcos. Una ducha caliente al entrar y listo. Además le crearás y reforzarás su sistema inmunológico. El Lysol puede ser un excelente aliado, pero no dejes que se convierta en una relación de dependencia.

¿Respondes por ellos?
Cuando alguien les pregunta algo a tus hijos te apresuras a responde por ellos. Permite que respondan, que se expresen y que encuentren la seguridad de decir lo que desean, lo que piensan y lo que esperan. Esto les ayudará a expresar mejor y los harpa sentir valorados y seguros de sí mismo.

¿Tienes miedo que al poner límites o permitir que vivan sus consecuencias tu hijo se enfadará o resentirá contigo?
Recuerda tu eres la madre de tu peque y una manera de demostrarle tu amor es poniendo límites y consecuencias a sus actos. El minimizar las consecuencias, o ceder a caprichos es una manera de sobreproteger. El permitir que viva las consecuencias de sus actos es forma de mostrar amor. Quizá en ese momento tu hijo no lo entienda, quizá se enoje y te acuse de ser la peor madre pero no permitas que esas palabras, fruto de un momento marquen el futuro de tus hijos. La educación con límites, estructura y consecuencias (positivas y negativas) es una de las mejores maneras de mostrar tu amor. No temas si no eres la mejor amiga de tus hijos, preocúpate en ser la mejor MADRE, la mejor guía y la mejor enseñanza y cuando sean adultos quizá llegues a ser su mejor amiga.

Recuerda los niños sobreprotegidos se vuelven adultos con menores capacidades sociales, menos perseverantes y con un nivel pobre de manejo de frustración. Te motivo a que te pongas de meta confiar en tus hijos y transmitirle esa confianza con tus actos, a cuidar tus expectativas y no confundirlas con las de ellos, a respetarlos y permitir que descubran la vida.