Eres lo que digieres /

2017.09.28

Muchos consideran a las enzimas como la chispa de la vida. Las enzimas son moléculas formadas por proteínas especializadas, vitales para TODOS los procesos bioquímicos del cuerpo, que dependen de las enzimas como “transformadores”, estas ayudan a la adecuada descomposición y digestión de alimentos, facilitan la absorción de nutrientes, estimulan el cerebro, proporcionan energía en el organismo, reparan todos los tejidos, órganos, huesos, y mantienen el sistema inmunológico.

Las enzimas tienen que ver con todo. Incluso con que te crezca el cabello y las uñas. Si te has sentido hinchado, con gas, o con una digestión “lenta”, esta información sobre las enzimas te puede interesar.

Dándole un giro al dicho: “eres lo que comes” se podría decir que “eres lo que tus enzimas digieren y absorben” Si tienes una buena digestión, tendrás la absorción necesaria de nutrientes y significaría que tienes tus enzimas a niveles óptimos.

PERO también hay mucha gente que no absorbe los nutrientes necesarios, a pesar de tener una dieta variada. ¿Porqué sucede esto? Existen muchas razones para una mala absorción, esto incluye desde la genética con los errores innatos del metabolismo, y enfermedades como Enfermedad Celíaca, Enfermedad Inflamatoria Intestinal, y otros.

Pero además las dietas urbanas y la falta de hábitos alimenticios saludables, crean un desbalance enzimático y esto provoca que los alimentos se pudran –por decirlo así- en el tracto intestinal en vez de ser absorbidos. Esta descomposición, causa gases (por arriba y por abajo), malestar, hinchazón e indigestión. Por eso es tan importante consultar a un médico cuando los síntomas digestivos no se resuelven.

Las enzimas se destruyen en el calor, por lo tanto, es mediante los alimentos crudos como las frutas y vegetales, que cada vez son menores en nuestras dietas urbanas, que nuestro cuerpo adquiere enzimas o las balancea. Todo lo procesado, pasteurizado, conservado, pierde esas valiosas enzimas, e incluso puede alterar las que ya están en nuestro cuerpo.

Afortunadamente hoy en día existen suplementos enzimáticos que se venden en cualquier farmacia, sin receta, como “Espasmo-Digestomen”. Puedes averiguar más de este producto aquí.

Estas son algunas recomendaciones que puedes incluir en tus hábitos diarios que pueden ayudarte a mejorar los síntomas que produce una mala digestión:

  • Establecer horarios para tus alimentos
  • Comer despacio y masticar bien (tu saliva tiene enzimas y cuando los alimentos llegan en pedazos grandes al estómago toman más tiempo en ser digeridos y descompuestos por las enzimas)
  • Preparar recetas que incluyan ensaladas, frutas y verduras crudas (algunos retoños como la alfalfa son ricos en enzimas)
  • Evitar cafeína, bebidas alcohólicas y gaseosas (fermentan los alimentos, crean gas… y desbalancean tus enzimas)
  • Evitar los alimentos enlatados o procesados, opta por opciones naturales y orgánicas
  • Realizar actividad física diariamente
  • Consumir abundante agua durante el día,
  • Preparar alimentos con la menor cantidad de grasa y condimentos
  • Siempre es importante que si los síntomas persisten consultar a un médico

Artículo Comercial #eresloquedigieres