Entrevista a Annie Morales de Solares: Una mamá que cum... /

2018.12.03

Annie, mamá de tres: un niño, una niña y un ángel. Empezó en este 2018 un nuevo camino a partir de una promesa que hizo, y una obligación que siente en su corazón. Empresaria y ahora directora de una organización en pro de las mujeres y niñas, esta mamá chapina de maquillaje de revista comparte con Cosas de Wiros sobre su vida y sus proyectos.

Cuéntanos un poco de ti misma y cómo llegaste a establecer tu propio negocio.
Soy una persona muy independiente, desde pequeña quise tener mi propia empresa para no depender de nadie. Y eso es algo que hizo que me enamorara aún más del maquillaje, que puedes tener tu propio negocio, sin tener que hacer una gran inversión. Inicie maquillando a domicilio, luego puse el primer estudio de maquillaje formal en Guatemala. Llegué a tener 11 maquillistas que trabajaban conmigo y me pedían cursos para aprender nuevas técnicas. Aunque tenía mucha experiencia como maquillista, nunca había enseñado nada. No tenía ninguna guía para enseñar, así que me propuse traer a la mejor academia de maquillaje del mundo a Guate, y tras varias visitas, correos y llamadas insistentes a los dueños, me dieron la representación. Makeup Designory abrió su primera sede fuera de Estados Unidos, aquí en Guatemala. Ahora ya hay más de 30 MUD Studios en el mundo.

¿Qué es lo que hace Make-up Designory especial y diferente?
MAKEUP DESIGNORY, no es solamente una línea de productos. MUD es una academia de maquillaje reconocida a nivel mundial. Cuenta con currículum para cada uno de los cursos que imparte, certificamos a nuestros maestros en Estados Unidos, para que adquieran nuestra metodología al momento de impartir las clases. Contamos con exámenes, tanto escritos como prácticos, tenemos libros y cuadernos. Certificamos internacionalmente. No sabemos las vueltas que da la vida, y si de repente la vida te cambia tu destino y tienes que mudarte de país es un gran respaldo tener una certificación de MUD. MUD obviamente no te garantiza un trabajo, pero si es un “As” bajo la manga. Es conocido como “The Harvard of Makeup School”

¿De dónde surge See Her Empowered, qué te inspiró a crearla?
See Her Empowered es un juego de palabras que forman SHE. She es “ella” mi hija Mía. Mía me inspiro a crearla. Nunca quise tener una hija mujer, crecí sintiendo que la vida de las mujeres era mucho más difícil sentía que los hombres tenían la vida más fácil, veía solo lo malo que tenemos las mujeres. Siempre pensé que hubiera sido más feliz siendo hombre.

Mi primer hijo fue Sebastián, ¡hombre! y me hizo la mujer más feliz del mundo. Encajó perfectamente a mi vida. En mi segundo embarazo cuando me enteré que estaba esperando a una mujer, se me vino el mundo encima; me pasé el embarazo convenciéndome de estar feliz, pero solo pensaba en la vida que me tocaba, que “nos tocaba.” Todos lo decimos siempre, en broma, pero esas bromas se van grabando muchas veces en las mentes, y se grabaron en mi mente desde pequeña. ”Las mujeres son complicadas.” “Las mujeres son dramáticas.” “Las mujeres deben de luchar por sus derechos.” “Los hombres se apoyan entre sí, las mujeres no.”

A pesar de que mi mamá es una mujer super trabajadora que me enseñó a que uno es capaz de hacer lo que uno quiera, nunca la he visto realizada con su vida y plena; y yo crecí siendo una mujer infeliz, con poca autoestima esperando siempre que llegara ese momento en el que por fin iba a poder ser feliz (sin saber cuál era). No quería esa vida para mi hija, no quería que se repitiera la historia. Decía bromeando,” yo quiero ser la única dramática en la casa” (me siento tan mal ahora diciendo eso). Cuando Mía nació y la tuve en mis brazos sentí tanto miedo del futuro que nos tocaba afrontar, pero cuando abrió los ojos y me vio, le dije, tu y yo, vamos a hacer cosas grandes. A los tres días de nacida, el doctor le escuchó un soplo en el corazón, en una semana nos enteramos que Mia tenía una cardiopatía y necesitaba una cirugía a corazón abierto.

Estuvimos 15 días internadas ella y yo solas en el hospital y en esos días, planeé nuestra vida. Le hablaba todos los días del futuro brillante que le esperaba, la vi feliz, nos vi feliz, la vi de mamá, y me vi de abuela, nos vi trabajando juntas, viajando, ¡realizadas! En todo esto que yo veía, solo veía sonrisas, colores brillantes, y felicidad. Tuvo dos cirugías a corazón abierto, pero lamentablemente murió. Al pasar los meses aprendí que Mia vino a darme una lección, me vino a enseñar que las mujeres somos lo que queremos ser, que está en nosotros el empoderarnos. Que sí, nuestra mente funciona diferente que la de los hombres, y tendemos a pensar de más, pero eso es lo que nos hace poder hacer mil cosas a la vez. Lo que nos hace ser especiales y poderosas.

Decidí vivir esa vida que vi en ella, y me propuse ayudar a las mujeres que tengo a mi alrededor. Aprendí que somos lo que pensamos, y que en la preadolescencia tenemos muchos cambios y en ese momento se define mucho de cómo vamos a ser de adultas. Así que decidí hacer un programa de empoderamiento para preadolescentes, y así como con MUD, busque empresas formales que me certificaran, y me dieran los materiales necesarios para hacer un excelente trabajo. Así nace GIRLIFE by SHE, el primer programa de empoderamiento para niñas en Guatemala.

¿Qué es lo que más te gusta de Guatemala?
El clima, y nuestra gente.

Sos parte del club de mamás trabajadoras fuera de casa. Pregunta del millón: ¿Cómo balanceas tu tiempo?
Organizándome con horarios, y agendas. Me costó mucho aprender a hacerlo, soy workaholic, y no lo digo de una manera orgullosa, el ser workaholic es una enfermedad que me hace querer estar todo el tiempo “aprovechando el tiempo.” Soy adicta al trabajo, y me costaba muchísimo al principio entender que el jugar con mis hijos y el estar en familia no era “perder el tiempo” . He aprendido a priorizar mis actividades, a disfrutar mi vida, a vivir mi presente. El balancear el tiempo se convirtió en vivir mi presente y hacer un listado de lo que me hace feliz. Y eso va número uno en mi agenda.

¿Qué haces para divertirte un fin de semana?
Me propuse tener diferentes actividades cada fin de semana, estoy decidida a volver a vivir mi niñez con mis hijos. No tengo tantos recuerdos felices de niña, y he aprendido que el cuerpo vive de recuerdos. Quiero dejar en mi disco duro mejores recuerdos sobre la niñez, así que mis fines de semanas, son de saltar charcos descalza, hacer picnics, tener camping nights, tardes de burbujas, salir con mis amigas, disfutar la vida.

¿Qué te gustaría ver en un futuro cercano para las mamás en Guatemala?
Me encantaría ver una comunidad de mujeres felices, empoderadas, seguras de sí mismas. Ayudando a empoderar a sus hijas. En mi mente veo un futuro de mujeres con capas rosadas y medallas en forma de estrella, ganándonos nuestra STAR POWER, que en el idioma de SHE significa “satisfacción personal”