Enseñarle a nuestros hijos a querer a quien no se lo me... /

2015.05.06

Por Silvia García

Uno de mis mayores conflictos como mamá es como manejar o como enseñarle a manejar el “bullying” a mi hijo. Es algo que me vengo preguntando desde antes que naciera, creo que fue uno de los factores más importantes cuando elegimos su nombre.

Y a sus 8 meses me tocó vivirlo. Una niña se acercó a nosotros para jugar y encontró gracioso cambiarle una letra al nombre del bebé y en lugar de llamarlo Bruno, lo llamaba Bruto. ¿Qué me quedaba en ese momento? Paciencia. Éramos ella y yo (jaja). Pero regresé a casa con el corazón hecho pasita sin respuesta a mi pregunta ¿Cómo voy a manejar la situación cuando él venga a contarme que se enfrentó a algo así solito? ¿Qué voy a hacer para que no le afecte?

Encontré este artículo la semana pasada, lo guardé por esa razón. Y hoy viendo una caricatura, resultó que uno de los personajes se llamaba igual que él. Estábamos sentados frente a la tele escuchando “Bruno es un lento (en tono burlón)” !!! Este tenía que ser mi tema de hoy.

Amar a quien no se lo merece, es difícil. Mucho más para un niño. Para lo adultos puede ser algo sin sentido que alguien te llame por otro nombre, pero para un niño en primaria, que alguien te llame por otro nombre intencionalmente, más si es ofensivo, es devastador y motivo de vergüenza. Los niños pueden ser verdaderamente crueles. Por eso, enseñarle a nuestros hijos a manejar estas situaciones es increíblemente importante, es casi seguro que les va a tocar vivirlo, en clase o en los juegos de algún restaurante, les va a tocar.

Lo que les acabo de contar es toda la experiencia que tengo en este tema, pero me pareció relevante compartirles las lecciones que encontré en este artículo que leí. Las primeras dos son bastante obvias pero, de acuerdo con la autora, en la tercera está el reto.

  • Enseñarles a no tener miedo de decirle a alguien lo que está pasando
    El bullying usualmente se basa en la intimidación. Un niño abusivo logra su cometido cuando la víctima se queda callada. Así que platicar con ellos, y motivarlos a contarle a un adulto si ven o escuchan cualquier comportamiento de este tipo es la salida en este caso.
  • No seguir la corriente
    La presión de grupo comienza a temprana edad. Es bastante difícil plantarse y ponerse en contra de la mayoría. En este caso los ejemplos sirven mucho. Darles ejemplos de personalidades que han hecho la diferencia, personas que no han temido dar su punto de vista e ir en contra de las masas. Recordarles siempre que la valentía no es la ausencia del miedo, sino hacer lo correcto a pesar del miedo.
  • Amar a quien no se lo merece
    Hacerles ver que los niños que hacen bullying no son fuertes en realidad, si no que tienen un dolor en su corazón. Tratar de que los vean con ojos diferentes y que busquen oportunidades de mostrar bondad hacia ellos.

Todas estaremos de acuerdo que lo más fácil es decirles que se alejen de estos niños, y aunque en algunas ocasiones sea apropiado, en lo personal lo que más me preocupa es como va a tomar mi hijo esos comentarios, que sepa que no lo definen y creo que estos tres puntos son claves, además de que les estaremos enseñando importantes lecciones para la vida.