¡Empezar con el Pie Derecho! /

2019.01.02

Por Cecilia Gutiérrez

¡Riiiiinnnnn! Suena la alarma y con ella empieza el movimiento en casa para poner en acción todo el plan que pensaste por días con el fin de hacer todo lo necesario y llegar a tiempo a la parada de bus… En tu cabeza el tiempo es suficiente para despertar cariñosamente a los niños, se bañen, se vistan, desayunen, se cepillen los dientes y lleguen a la parada; todo esto con un aire de felicidad y motivación para empezar un nuevo día.
¡Pero la realidad es muy diferente! La alarma sonó a tiempo, fuiste a despertar a tu pequeño cariñosamente, pero él se niega a levantarse tan temprano. Y ni hablar de bañarse, vestirse y comer a esa hora. Después de varios intentos lo levantas ya sin mucha paciencia y poca dulzura, el tiempo está reduciéndose. Logras que se vista, pero no se ha bañado, come muy poquito y con cara de pocos amigos, salen de prisa e incómodos de casa. Y tú te preguntas con angustia ¿Así serán todos días del año escolar?

Ahora estamos en la época en la que muchos niños pequeños van al colegio por primera vez, para pasar por una etapa de prueba o adaptación. Otros ya mayores están empezando un nuevo ciclo. Los primeros días de la rutina de la mañana son complicados. Antes de estos días, pasamos muchos meses con un horario relajado, en el que no importaba a qué hora despertaban, si se bañaban en la mañana o en la tarde, decidían con calma qué desayunar y las salidas no eran diarias.

Un Plan: El Salvavidas
Para empezar el día con el pie derecho, es muy importante que hagas un plan con todas las actividades que deben hacerse antes de llegar al colegio o a la parada de bus. Debes estimar un tiempo apropiado a cada actividad basándote en cómo acostumbra reaccionar tu hijo a esa hora de la mañana.

Un plan básico debe tomar en cuenta:
• Despertar a los niños con calma
• Bañarse, vestirse y peinarse
• Desayunar algo nutritivo
• Lavarse los dientes
• Subir los bolsones y loncheras al carro (si no usan bus)
• Salir de casa con tiempo suficiente

No todo debe hacerse en la mañana, hay varias cosas que pueden adelantarse una noche antes y te ahorrarán tiempo, por ejemplo:
• Preparar la ropa y zapatos
• Dejar la mesa puesta
• Poner en la lonchera todas las cosas que no necesiten refrigeración
• Subir al carro el bolsón y cualquier implemento que debe ir con ustedes al colegio

Cooperación: La Piedra Angular
No olvides que todo este trabajo no debe recaer solamente sobre ti, es muy importante que todos los miembros de la familia colaboren de acuerdo a sus capacidades.

Reúne a toda la familia y anúnciales sus obligaciones dentro de esta rutina, es posible que alguno de los miembros tenga buenas ideas para mejorar la dinámica o alguien quiera colaborar más de lo que pensaste.
Al principio la colaboración de los niños será torpe, pero poco a poco serán más veloces y eficientes si les tienes paciencia. No te permitas caer en la tentación de “mejor lo hago yo, para que sea más rápido”. Todos necesitan tomar responsabilidad de las obligaciones caseras.

Has de estos momentos de preparación una convivencia agradable y natural. Recuerda que en algunos años esos pequeñines necesitarán organizar sus propias actividades para hacer mejor uso de su tiempo.
Al final, el secreto del éxito en la rutina matutina es programar. Realiza los ajustes necesarios para que empezar el día sea lo más agradable posible, evalúa junto al resto de la familia cómo está funcionando la dinámica y verás que poco a poco todo avanzará de forma más fluida.

Cecilila Gutiérrez es psicopedagoga y forma parte del equipo de Mind, especializados en ti.

Contacto MIND: http://mindclinica.com/
Click aquí para su Facebook
mindgrupo@gmail.com
TELÉFONOS
(502) 2379-0665 / 2379-0668/ 2379-0673