El virus sincitial respiratorio y asma /

2016.07.26

Rossina Duarte
rossinaduarte@yahoo.com

 

A propósito de la época quisiera explicarles un poco sobre este virus que es tan común a nivel mundial y provoca infecciones respiratorias en la mayoría de niños menores de dos años e incluso en adultos. Digo a propósito de la época porque es en esta temporada de invierno (mayo a octubre) cuando aumentan los casos de infección por el virus.

En la mayoría de casos los síntomas son los de un resfriado común como congestión nasal, fiebre no muy alta, malestar general y tos que suele resolver en unos cuantos días sin complicaciones, sin embargo hay casos donde la infección puede provocar inflamación importante a nivel de los bronquios más pequeños y la vía aérea baja llevando a cuadros de bronquiolitis y neumonía que pueden ser graves e incluso mortales para los grupos de alto riesgo, como:

  • Niños prematuros,
  • Niños de bajo peso al nacer,
  • Niños con alguna cardiopatía congénita (enfermedad del corazón al nacer),
  • Niños con alguna enfermedad pulmonar de base como fibrosis quística o displasia broncopulmonar, y
  • Niños con alguna inmunodeficiencia o defensas bajas.

Además de este grupo de pacientes, la gravedad de la infección también puede ser mayor en los niños menores de 3 meses, niños atópicos o alérgicos, en los niños asmáticos, o que tengan bajo peso al momento de la infección.

Todos estos factores no sólo agravan el cuadro sino que aumentan el riesgo de complicaciones futuras por el virus, entre ellas, el ASMA. Es por esto que este virus se asocia a esta enfermedad crónica tan frecuente entre la población pediátrica.

¿CÓMO IDENTIFICAR LA INFECCIÓN POR EL VIRUS SINCITIAL RESPIRATORIO?

Los síntomas de la enfermedad en un inicio se presentan como un catarro: rinitis o inflamación de la mucosa nasal con moquitos, congestión, ruidos nasales al respirar, tos y febrícula (o temperatura menor de 38 grados). Posteriormente en los casos en que la infección evoluciona y se vuelve más grave podemos observar dificultad para respirar, respiraciones muy rápidas, silbido en el pecho al respirar y fiebre muy alta.

Este virus es bastante contagioso y la vía de transmisión es como en la mayoría de virus respiratorios por el contacto con las secreciones y el aire contaminado con las microgotas. Los niños pueden contraer el virus si:

  • Una persona con el virus estornuda, tose o se suena la nariz cerca del niño.
  • Alguien infectado con el virus (niño o adulto) toca, besa o estrecha la mano del niño.
  • El niño se toca la nariz, los ojos o la boca después de haber tocado algo contaminado por el virus, como un juguete o cualquier objeto contaminado.

El virus se disemina rápidamente en hogares habitados por muchas personas, colegios y en guarderías. El virus puede vivir durante media hora o más en las manos e igualmente puede vivir hasta 5 horas en las superficies y varias horas en los pañuelos usados.

El tratamiento suele ser sólo sintomático en los casos leves y en caso de mayor gravedad muchas veces requieren ingreso hospitalario. Para el grupo de niños con alto riesgo de desarrollar infección grave existen tratamientos actuales que se usan como preventivos sobre todo para los bebés prematuros.

Así que mamis ahora que ya conocen un poco más de este virus y sus complicaciones, les recomiendo siempre tomar las medidas preventivas en sus hogares, coles o guarderías para evitar que sus peques se contagien, y si se contagian acudir siempre al médico para recibir el tratamiento adecuado y sobre todo un seguimiento en los casos en los que la infección haya dejado alguna inflamación importante que podría convertirse en asma.