El Emocionómetro del Inspector Drilo /

2019.07.18

¿Han oído hablar de los «emocionarios»? Son libros que se dedican a definir las emociones. Nos permiten mirar hacia adentro para comprender mejor qué pasa en nuestro interior en diversas situaciones. Representan una herramienta muy valiosa a la hora de poner palabras a lo que sentimos, identificar con más claridad una emoción, sus implicaciones y sus desencadenantes. El más famoso es Emocionario, el diccionario emocional básico, define varios estados anímicos y muestra la interconexión que existe entre ellos. Otro, El monstruo de colores, ordena las emociones con asociación con los colores, en forma de cuento, lo que lo ha hecho muy famoso entre los más pequeños.

Pero en esta ocasión, queremos presentarles El Emocionómetro del Inspector Drilo. Sabemos la importancia de enseñarles a nuestros hijos a reconocer sus emociones pero para ello necesitamos herramientas, herramientas atractivas y no impuestas. Es un libro muy atractivo que los niños quieren leer porque es llamativo visualmente, cada emoción se acompaña de un cuento o pequeña historia para contextualizar la emoción y les permite medir la intensidad de la emoción (les sorprenderá lo mucho que valoran esta herramienta los niños). Además incluye al final de cada historia, una receta para manejar cada emoción. Todo el libro gira en torno a tres hitos que los niños deben alcanzar e integrar: identificar, medir y regular las emociones, claves para conseguir una adecuada inteligencia emocional y sus consecuentes beneficios. Un libro que les enseña a identificar, medir y regular sus emociones de una forma divertida. Con el Emocionómetro podrán identificar sus emociones y darse cuenta si son demasiado intensas, si duran demasiado y si ese es el motivo que los hace sentir mal.

Entendernos a nosotros mismos y saber qué nos ocurre y cómo nos sentimos, es el primer paso para conocernos mejor e intentar avanzar hacia un estado de mayor bienestar. Además no es lo mismo sentir un poco de enojo que mucho, o sentir un miedo desmedido en vez de moderado. Por ese motivo es importante aprender no solo a identificar (¿qué siento?), sino también a medir (¿cuánto siento?) la intensidad de las emociones. Ya que, cuando tienen un grado moderado, ciertas emociones se pueden sobrellevar. Pero cuando toman una intensidad demasiado elevada pueden desbordarnos y dificultar nuestro día a día.

Una probadita, imaginemos un pastel:

Todos estos ingredientes con sus medidas adecuadas darán como resultado un delicioso pastel. Dentro de un margen podemos variar un poco las cantidades según los gustos de cada uno, pero si nos excedemos tanto por mucho como por poco, se arruina la receta. Una pizca de sal da un toque muy particular al pastel, pero si se nos va la mano lo salaremos y arruinaremos la receta. La cantidad adecuada de harina hará que nuestro pastel sea esponjoso, pero si echamos demasiada nos quedará como un ladrillo. 
 
Las EMOCIONES son como los ingredientes del pastel, en su justa medida y dentro de un margen, pueden ser adecuadas y útiles para que todo fluya con armonía. En definitiva todas las EMOCIONES pueden resultar “positivas” para nosotros dependiendo de la situación y con una intensidad proporcionada. Así, y entre otras cosas, por ejemplo: 

-La TRISTEZA puede ayudarnos a recibir ayuda cuando la necesitamos.
-El ENOJO puede ayudarnos a exigir algo que creemos justo.
-El MIEDO puede protegernos de una situación peligrosa.
-Los CELOS pueden hacernos valorar a las personas queridas para que las cuidemos.
-La ENVIDIA puede ayudarnos a mejorar o a cuidarnos.
-La VERGÜENZA impide que actuemos fuera de lugar en ciertas situaciones concretas.
-El ASCO puede protegernos de un alimento en mal estado.
-La SORPRESA puede advertirnos y hacernos reaccionar ante un peligro inminente.
 
También todas pueden resultar “negativas”, inadecuadas y dañinas. Cuando son desmedidas y suceden en una situación donde no encajan bien. Cuando se alargan demasiado en el tiempo o son excesivamente intensas. ¿Consideran que lo necesitan en su biblioteca familiar?

Lo encontramos en El Reino de los Libros
Y más material de apoyo acá