El cansancio, enemigo del sueño /

2016.11.30

Por Gabriela Guzmán

¿Sabías que el más grande enemigo del sueño es el CANSANCIO? Comúnmente llegas a pensar que para que tu hijo duerma mejor durante la noche, debes cansarlo lo suficiente durante el día. Planificas que se acueste a buena hora luego de cenar, haces su rutina y lo acuestas en la cama esperando que en pocos minutos esté profundamente dormido. ¡Oh, sorpresa! No fue así. Él está evidentemente cansado, pero parece que lograr dormirse le está tomando mucho más tiempo de lo esperado. La causa: está demasiado cansado.

Según su edad, los niños necesitan dormir lo suficiente para tener las energías necesarias para disfrutar su día, desarrollarse y crecer adecuadamente, alimentarse y aprender. Su reloj biológico está naturalmente programado para tener períodos destinados a actividad y otros específicamente a recuperarse – durmiendo. Está tan bien diseñado, que logra hacer la transición de un período al otro de forma gradual; y es ahí donde tenemos una ventana de tiempo específica para lograr un proceso de relajación que permita conciliar el sueño de forma natural. Cuando tenemos un niño que está cansado e intentamos prologarle el tiempo despierto, vamos a pasar de un momento de relajación a uno totalmente opuesto similar a la hiperactividad. Veremos que de restregarse los ojos y bostezar, pasará a estar irritado y luego a brincar, correr y gritar – asumimos entonces que tal vez no estaba tan cansado. Sin embargo, esta es la reacción biológica de los niños cuando están DEMASIADO cansados.

De hecho, hemos llegado a ver en estudiantes de pre-primaria cada vez más casos diagnosticados con Trastornos de Deficiencia de Atención e Hiperactividad. Indagando sobre los hábitos de sueño de estos niños, es probable que muchos de ellos simplemente no estén gozando la cantidad de sueño que necesitan por su edad. En consecuencia, estos niños están menos atentos, menos enfocados y son generalmente problemáticos.

· Gabriela Guzmán / Consultora Sleep Sense