Ejercicio y menstruación /

2016.10.04
Flickr: eulothg

Flickr: eulothg

 

Por: Christian Grotewold
ginegrotewold@gmail.com

 

Cada día vemos a más mujeres haciendo ejercicio, ya sea en lugares diseñados para el mismo como gimnasios o áreas recreativas públicas, veredas y hasta el pavimento. No vamos a discutir lo bueno o malo de dichas actividades, en sí, vamos a hablar de cómo puede beneficiar o no el hacerlo cuando se tiene la menstruación.

Muchos comentarios se dicen respecto a la menstruación, son variados para todos los gustos, y la mayoría de veces no son la realidad. Uno de ellos es hacer deporte. Practicar deporte no está mal ni contraindicado con la menstruación, todo con medida, nada con exceso, dice el slogan.

Para algunas, la menstruación puede afectar al rendimiento físico, también hay quienes experimentan trastornos menstruales. Algunas dicen que los dolores menstruales son más frecuentes en las que practican deporte intenso, llevan dieta rigurosa y sus horarios de práctica deportiva interfiere con sus horas de descanso y sueño. Lo cierto es que deporte y dieta están relacionados con control de peso corporal, liberación de stress y mejor auto-estima; con lo anterior, más mujeres se benefician con la práctica deportiva pues experimentan mejor control de su ciclo menstrual, son más puntuales; menos días de sangrado, menor cantidad de la misma, por lo tanto padecen de menos dolores menstruales. La excepción es, que cuando el deporte es de alto rendimiento, conlleva gran carga de esfuerzo y disminuye en demasía el porcentaje de grasa corporal, si puede trastornar la menstruación. En todos los casos, la orientación especializada por un equipo multidisciplinario es fundamental: entrenador, médico, nutricionista.

En cualquier caso, recomiendo a todas las mujeres que se inician o ya son expertas en la práctica de un deporte, sobre todo cuando están en esos días que algunos llaman “difíciles”, que el ejercicio con menstruación hay que tomarlo con calma y adaptar la intensidad del ejercicio a sus necesidades y capacidades específicas; hacer pausas, descansar e incluso hacer reposo si aparecen molestias.

Recuerden también, que todos los cuerpos son diferentes y responden diferente a cada situación en particular, una vez más, siempre asesórense con un profesional.

· Christian Grotewold / Ginecólogo y Obstetra