Dudas frecuentes sobre la lactancia /

2015.06.15

Mariana de Petersen
petersen.mariana@gmail.com

 

—”No tengo suficiente leche”

Algunas mujeres tienen esta impresión porque sus bebés les piden comer con frecuencia. Comer con frecuencia es el patrón normal de los bebes alimentados con leche materna, especialmente durante las primeras 8 semanas. Quizás han estado cerca de otros bebés alimentados artificialmente que sólo comen cada cuatro horas y cuando su bebé pide cada hora ella empieza a dudar de su capacidad de producir “buena leche”. Tener más leche depende de que el bebé mame muchas veces. Al permitirle al bebé vaciar un pecho antes de pasarlo al otro se estimula mejor la producción de leche. Para que el pecho adapte su producción a la necesidad del bebé hay que amamantarlo cada vez que pida, sin importar los intervalos de tiempo. Todas las madres son capaces de producir toda la leche que su bebé necesita.

— “Me parece que mi bebé se queda con hambre”

Al dar el pecho no podemos precisar cuánto toma el bebé. Por eso hay que darle según pida y dejar que llegue a la leche del final que contiene más grasa. Contando el número de pañales mojados en 24 horas podremos saber si lo que come es suficiente, un promedio de 5 a 6 pañales es lo deseable. Es importante saber que habrá épocas en las que el bebé comerá con mayor frecuencia para aumentar la producción. A esto se le conoce como periodo de crecimiento acelerado. Hasta hace poco, las curvas de crecimiento se basaban en niños alimentados con leche artificial. La OMS ha publicado nuevas tablas para los niños amamantados. Pídele a tu pediatra que las use como referencia para su crecimiento saludable.

— “Me han dicho que debo tirar la primera leche, calostro, pues no es buena”

La primera leche es muy concentrada, tiene muchas proteínas y defensas. Se produce en la cantidad exacta adaptándose a la capacidad gástrica del bebé. Se le conoce como la primera vacuna para el bebé por sus propiedades inmunológicas. Si el recién nacido aprovecha esta leche, mamando con frecuencia pronto después del parto llegará la leche madura.

— “Amamantar es doloroso”

En la mayoría de situaciones amamantar no es doloroso. El dolor es síntoma de problemas, como las grietas que ocurren por una posición inadecuada al dar el pecho. Ese dolor se puede corregir o prevenir con sólo colocar al bebé en posición correcta. Esto quiere decir que todo su cuerpo está volteado hacia el cuerpo de la madre participando en la acción de comer y el bebé tiene dentro de su boca gran parte de la areola y no sólo el pezón.

— “Me han dicho que si doy el pecho más de un año lo malcriaré”

¿Sabías que la Organización Mundial de la Salud recomienda amamantar como mínimo hasta los dos años? Esto es porque el pecho no sólo es fuente de alimento, sino también de consuelo, confort y cariño. Puedes amamantar dos años y más si tú y tú bebé lo disfrutan. Es valioso saber que la leche materna continúa siendo un gran aporte para prevenir enfermedades y ayudar al desarrollo del cerebro.

— “No puedo continuar dando pecho porque debo tomar medicamentos”

En la actualidad muy pocos medicamentos están contraindicados con la lactancia. Investiga a detalle con tu médico, casi no hay ninguna enfermedad por la que la lactancia deba ser suspendida.

— “Me han dicho que me cubra para dar de mamar pero el bebé se acalora tanto que a ambos nos resulta incómodo”

Cuando el niño mama, el pecho no se ve porque lo tapa la cabeza. Este acto natural de dar de comer se puede hacer con discreción y naturalidad partiendo que es el acto más noble que una mujer puede hacer.

Tú puedes tener asesoría individual para resolver dudas y problemas comunes durante las primeras semanas posparto. Mariana de Petersen Consultora Internacional Certificada en Lactancia Materna con más de 32 años de experiencia promoviendo la lactancia materna con grupos de mujeres. Ella ofrece asesoría individual a las familias que lo solicitan y da capacitaciones al personal de salud en todo lo concerniente a lactancia materna.