Diez minutos para ma /

2016.04.19

Ma. José Hernández Azmitia
elmundosegunlajoze@gmail.com

 

La maternidad es una experiencia hermosa. En un abrir y cerrar de ojos somos responsables de una personita que viene a poner nuestro mundo de cabeza. Pero en este proceso, utilizamos todas nuestras fuerzas en suplir las necesidades de nuestro peque y llenarlo de mucho amor y en ocasiones nos olvidamos que también nosotras somos importantes. Estamos tan esmeradas en cuidar de nuestra familia que es fácil dejar nuestras necesidades para después.

Aunque parezca algo complicado, tomarnos 10 minutos para nosotras mismas nos puede ayudar a sentirnos con más ánimo y a motivarnos a enfrentar un nuevo día con una mejor actitud.

Esta rutina de maquillaje tiene cinco fáciles pasos que no te quitarán mucho tiempo en la mañana:

Humecta tu rostro
Este paso en muy importante para preparar nuestra piel y que luzca fresca y juvenil. Utilizar una crema que sea especial para rostro y para tu tipo de piel es esencial. Si vas a estar en actividades al aire libre, recuerda utilizar protector solar para rostro luego de la crema.

Corrector de ojeras
Los constantes desvelos hacen que nuestras ojeras se noten más. Utiliza un corrector sólo en las áreas que lo necesitas para darte una apariencia refrescante. Este debe ser solo un tono más claro que tu piel. Los correctores color salmón son ideales para ayudar a contrastar el color oscuro.

Aplica base en polvo
Aplica una fina capa. Este producto te ayudará a eliminar brillos y darle una apariencia más uniforme a la piel de tu rostro.

Usa rímel o mascara para abrir tus ojos
Debido a que no vamos a utilizar sombras, aplicar rímel es una buena alternativa que ayudará a que tu mirada se vea más intensa.

Rubor en las mejillas para toque final
Darle un poco de color a tus mejillas hará que tengas una apariencia con más vitalidad. Un buen tip para saber en dónde colocar el producto es aplicarlo en las áreas que se ponen más rojitas cuando te sonrojas.

Estos simples pasos te ayudarán a disfrutar de un momento para ti y a enfocarte en tu cuidado personal. Es importante que te tomes este tiempo para cuidarte con la misma pasión con la que cuidas a tu familia.