Cuidando el cabello de mamá e hijos en este verano /

2015.03.30

Entrevista con la Doctora Marie Andrée Schambach Médica y Cirujana especialista en Restauración Capilar

El verano es una época en la que debemos aumentar los cuidados del cabello, al igual que protegemos nuestra piel y la de nuestros hijos, el cabello también necesita ese extra cuidado. Platicamos con la Doctora Marie Andrée Schambach y estos son algunos consejos que compartió con las mamas de Cosas de Wiros.
Back view of relaxed woman in swimming pool with blue water

¿Qué recomendaciones básicas les das a todas las mujeres que nos leen, para que el cabello no sufra de las altas temperaturas?
La temperatura del clima en estas épocas no es tan detrimental como el sol, la sal, el cloro de las piscinas y el viento. Debemos tener un cuidado especial no sólo de las hebras capilares como la piel del cuero cabelludo. Para proteger el cuero cabelludo debemos utilizar protector solar y sombreros (idealmente aquellos que están fabricados con tela sintética y SPF). Para proteger las hebras capilares debemos mantener nuestro cabello muy, pero muy hidratado con aceites, cremas, tratamientos, etc. En lo personal, a mi me gusta utilizar el aceite de almendra o de argán. Es importante también lavar el cabello para proteger y remover residuos de cloro y/o cualquier otro químico que se adhiere a nuestro cabello al estar constantemente en una piscina.
En Cosas de Wiros tenemos a muchas mamás embarazadas, ¿tienen ellas que tener algún cuidado especial bajo el sol?
En la fase del embarazo, con respecto al sol el cuidado es más importante para la piel que para el cabello, ya que tenemos una protección natural por el estrógeno en el cabello pero tenemos más riesgo de manchar nuestra piel (cloasma).
¿Se debe de tener algún cuidado extra si se tiene el cabello teñido?
Cuando tenemos el cabello teñido por lo general la cutícula de las hebras capilares están débiles o destruidas. Esto significa que nuestro cabello está más frágil y susceptible a daño físico. Con mayor razón debemos protegerlo muchísimo con medios físicos como el aceite y evitar en lo posible el uso de secadora o plancha.
Los niños disfrutan jugar bajo el sol y hoy en día encontramos sombreros con protección solar, ¿estos funcionan? ¿Cómo podemos evitar que sufran de quemaduras en su cuero cabelludo?
Soy fanática número uno de las gorras con protección solar sin embargo, siendo madre, a veces es imposible convencer a los niños de utilizarlos todo el tiempo que estén expuestos al sol, por lo que recomiendo utilizar protector solar en el cuero cabelludo. Reconozco que es más fácil cuando tienen poco cabello pero debemos hacer un esfuerzo para que el protector realmente esté en contacto con el cuero cabelludo y así evitar que su piel sufra de quemaduras. Especialmente hay que tener mucho cuidado cuando nuestras niñas tienen sus peinaditos con colitas o trencitas y no pensamos que en esas a pequeñas áreas descubiertas de pelo pueden sufrir quemaduras de segundo y tercer grado si no son protegidas de manera adecuada.

¿Se puede aplicar bloqueador solar en la cabecita de nuestros bebés?
Se puede y ¡se debe!

Hemos visto que el cloro de las piscinas puede dañar mucho el pelo, ¿Qué podemos hacer para prevenir esto?
Mi recomendación es lavar el pelo inmediatamente después de estar en la piscina y protegerlo constantemente con productos que bloquean la penetración del cloro a hebra, los cuales pueden ser aceites de alto peso que son hidrofobicos o repelentes al agua, como mencioné anteriormente mis favoritos son aceite de almendra y de argán.

¿Cuál pudiera ser una rutina de limpieza cuando estamos disfrutando del verano?
Yo soy partidaria de lavar mi cabello con shampoo orgánico lo cual evita la lesión de la hebra e irrita mucho menos el cuero cabelludo. Utilizo muchísimo acondicionador de medias a puntas y cuando después de remover el exceso de agua con una toalla, lo empapo en aceite de almendra o argán si voy a estar en la piscina o en el mar. Cuando termino las actividades del día, vuelvo a lavar el cabello de la misma manera y utilizo una crema o algún tratamiento para rehidratar las hebras capilares que hubieran podido lesionarse durante el día.