Creelo, los recién nacidos son más fáciles que los wiro... /

2014.12.31

Antes de que nazca el bebé todos te cuentan historias de miedo sobre los recién nacidos, y gran parte de los nervios antes de este día se deben a todo lo que haz escuchado sobre lo difíciles que son los recién nacidos. La realidad es que la dificultad aumenta a medida que los patojos crecen. Es un hecho y la mamás con wiros más grandes nos darán la razón, los recién nacidos son pan comido.

¿Y cómo es eso posible? ¿Hay algo peor que el desvelo, la falta de un baño todos los días, los pujidos, el llanto y la necesidad de estar colgando de tu pecho aparentemente todo el tiempo? ¡Sí! Hay cosas peores! Aquí unos cuantos ejemplos:

(En general) Entre más pequeña la persona, más pequeños los problemas.
Cuando estés peleando para que se deje cambiar el pañal vas a extrañar el tiempo cuando tu mayor problema era que hacía popa cada vez que comía.

El cuidado del los recién nacidos es bastante básico. Comen, duermen y hacen popó.

No te contestan. El “tonito” argumentativo de los patojos es mucho peor que el llanto del bebé. A un bebé no le tenés que decir: “Esperate a que lleguemos a la casa.”

Sabés donde están todo el tiempo. Ponés al recién nacido en la cuna y allí va estar cuando regresés. No podés decir lo mismo con los niños grandes.

Te quieren cerca todo el tiempo. Los recién nacidos se alivian cuando los cargás en brazos. A los niños grandes les molesta que los controlés cuando juegan solos. Ya no es tan fácil darles abrazos.

Podés escoger su ropa. No pelean por lo que quieren ponerse. Si un preescolar quiere ponerse la ropa al revés, tratá de hacerle cambiar de opinión.

Duermen sin importar nada. No los despierta la mosca que pasó en la cocina.

El desvelo es temporal. La actitud de wiro es para siempre.

No te piden que les comprés cosas. Con un niño grande no importa donde estés, encontrarán algo que DEBEN tener.

Sólo necesitan un tipo de comida. Leche. Los patojos hoy en día requieren 594 tipos diferentes de comida, snacks, jugos, cereales, etc.

Duermen mucho. Los grandes no duermen, no descansan y además de todo pelean a la hora de dormir.

Te dejan hablar con alguien más. No interrumpen, ni te recuerdan que no debes usar malas palabras, ni te corrigen ni hablan cuando tu hablás

Se guardan sus opiniones. No te dicen lo mala que eres, que te ves cansada o gorda.

No hacen nada que requiera que te disculpes con otros padres.

No tienen tareas. Ni maquetas que entregar al otro día.

Podés ver lo que querrás en la TV.

¿Aún crees que los recién nacidos son más difíciles?

VÍA Blog Baby Center